Más de 100 millones de niños en todo el mundo viven con una discapacidad moderada a severa, según algunas estimaciones.

Las barreras a la educación de los niños con discapacidades contribuyen a altos índices de desempleo y pobreza entre los adultos con discapacidades.

Afortunadamente, las tecnologías accesibles hacen que sea más fácil para todos los estudiantes (incluidos aquellos con limitaciones de visión, audición, movilidad, destreza, lenguaje y aprendizaje) obtener acceso igualitario a la educación, así como adquirir habilidades tecnológicas que son importantes en muchos trabajos y carreras. Estas tecnologías también ofrecen nuevas oportunidades de capacitación laboral para adultos con discapacidades.

Lea más en el documento adjunto.