La Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) es un instrumento internacional de derechos humanos cuyo objetivo es "promover, proteger y garantizar el disfrute pleno y en condiciones de igualdad de todos los derechos humanos y libertades fundamentales por todas las personas con discapacidad, y promover el respeto de su dignidad inherente". A finales de 2013, 158 países han firmado el tratado y 138 lo han ratificado. Las Partes están obligadas a "adoptar todas las medidas legislativas, administrativas y de otra índole apropiadas para dar efecto a los derechos reconocidos" en el tratado, así como a "tener en cuenta, en todas las políticas y todos los programas, la protección y promoción de los derechos humanos de las personas con discapacidad".

 

Lea más en ae documento adjunto.