La necesidad mundial de un acceso rápido a información médica significativa es un creciente reto para las organizaciones del sector de la salud. Casi un 50 % de los hospitales y un 40 % de las prácticas ambulatorias están implementando portales de autoservicio,1 y un aumento de un 75 % en el delito cibernético médico a lo largo de dos años2 ha aumentado las preocupaciones acerca de la seguridad, ya que mayores capacidades de autoservicio pueden aumentar las oportunidades para los criminales de encontrar nuevas formas de robar información médica confidencial a través de ataques de descarga oculta y phishing.

La computación en la nube puede ayudar a mejorar los perfiles de seguridad de las organizaciones en el sector de la salud al entregar a los proveedores de servicios en la nube (CSP) la carga de garantizar prácticas de computación seguras.