Publicado por Adrienne Hall, gerente general de Informática de confianza

Hace aproximadamente cuatro años, recibí una llamada en la que me preguntaban si a Microsoft le interesaría patrocinar una nueva asociación industrial centrada en el floreciente mercado de la computación en nube.  En ese momento, muchas personas aún no habían escuchado el término "computación en la nube" y recuerdo escuchar sugerencias de que este era solo un nuevo nombre para un concepto existente.  Una amplia variedad de ofertas de servicios en línea para empresas y consumidores ya estaban en marcha (muchas de ellas por décadas) y se estaba proponiendo una variedad de nombres. ¿Recuerda "software más servicios"?  En cualquier caso, fue evidente que se estaba generando interés en forma rápida y, en algún momento, el término computación en nube apareció para quedarse.

Con gran cantidad de soluciones de nube en desarrollo, la industria de tecnología enfrentó tanto retos como oportunidades.  Durante mucho tiempo, hemos sido un defensor de las asociaciones de la industria y, una vez dimos un vistazo a lo que la Alianza de seguridad en la nube (CSA) intentaba lograr, firmamos como patrocinador corporativo.  Desde aquellos tiempos a la fecha, la CSA ha mantenido su misión: "Promover el uso de mejores prácticas para proporcionar garantías de seguridad en la computación en nube y proporcionar educación sobre los usos de la computación en nube para ayudar a asegurar todos los demás formatos de computación".

La CSA ha sido una defensora constante de la confianza en la nube y ha ayudado a tomar una mayor conciencia de las solicitudes y requisitos de los clientes que migran a los servicios de nube, ya sean soluciones híbridas y privadas o una nube pública. La CSA también ofrece valiosos recursos para ayudar a los clientes a evaluar la capacidad de los proveedores de servicios de nube de satisfacer sus necesidades de seguridad, como el Registro de seguridad, confianza y aseguramiento (STAR).  Ha sido muy interesante observar el crecimiento de la comunidad mundial, dado que aproximadamente 50.000 miembros están conectados de diversas formas, algunos de los cuales participan regularmente en debates y elaboran documentos opinión para compartir sus puntos de vista.  

Es un placer para mí sumarme al Consejo de directores de la CSA y espero participar en nuevas iniciativas a medida que la Alianza progresa.  Puede leer más sobre esto en el anuncio oficial de la CSA