El siguiente es un post de David Howard, Vicepresidente Corporativo y Director Legal Adjunto del área de litigios y leyes anti-monopolio de Microsoft. Se publicó originalmente en Microsoft on the Issues.


Es posible que se esté preguntando qué ha ocurrido con la app de YouTube para Windows Phone. El pasado mes de mayo, después de que haber lanzado una mucho mejor app en nuestra plataforma, Google se opuso a su lanzamiento por varias razones. Sacamos nuestra app y acordamos trabajar con Google para resolver sus problemas. Esta semana, después de que resolvimos cada uno de los puntos de Google, volvimos a lanzar la app, sólo para que Google la bloqueara técnicamente.

Sabemos que esto ha sido frustrante, por decir lo menos, para nuestros clientes. Siempre hemos tenido un objetivo: ofrecer a nuestros usuarios una experiencia de YouTube en Windows Phone que esté a la par con la experiencia de YouTube a disposición de los usuarios de iPhone y Android. Las objeciones de Google a nuestra app no sólo son incongruentes con su compromiso de apertura, sino que también incluyen requisitos para una app en Windows Phone que no imponen a su propia plataforma ni a Apple (ambos usan Google como motor de búsqueda predeterminado, por supuesto).

Cuando se construyó por primera vez una app de YouTube para Windows Phone, lo hicimos con el entendimiento de que Google pretendía hacer crecer su negocio basado en el acceso abierto a sus plataformas y contenidos, un punto que reiteraron el año pasado.  Las dependencias anti-monopolio han iniciado investigaciones contra Google y algunas todavía están en curso, pero la empresa ha reiterado su compromiso de apertura y su capacidad de cumplir con los compromisos de apertura voluntariamente.

Con este telón de fondo, temporalmente bajamos nuestra app completa cuando Google se opuso el pasado mes de mayo, y hemos trabajado muy duro para acoger las peticiones de Google. Habilitamos los anuncios de Google, deshabilitamos descargas de video y eliminamos la capacidad para que los usuarios puedan ver videos reservados. Hicimos esto sin costo alguno para Google, que uno pensaría que una app de YouTube en Windows Phone sólo serviría para que Google obtenga usuarios nuevos e ingresos adicionales.

Hay un escollo en la colaboración. Google nos pide que nuestra app tenga un nuevo lenguaje de codificación - HTML5. Este fue algo extraño, ya que ninguna de las apps de YouTube en iPhone o Android se basan en HTML5. Sin embargo, hemos dedicado importantes recursos de ingeniería para estudiar la posibilidad. Al final de la jornada, los expertos de ambas compañías reconocieron que la creación de una app de YouTube basada en HTML5 sería técnicamente difícil y tardaría mucho tiempo, que es la razón por la que asumimos que YouTube todavía no ha hecho la conversión para sus apps en iPhone y Android.

Por esta razón, tomamos la decisión esta semana de no publicar nuestra app en HTML5, comprometiéndonos a trabajar con Google a largo plazo en una aplicación basada en HTML5. Creemos que este enfoque ofrece a nuestros clientes una experiencia a corto plazo a la par con las otras plataformas, y nos pone en la misma posición que Android e iOS para una transición posterior a la nueva tecnología. Google, sin embargo, ha decidido bloquear a nuestros clientes mutuos en su acceso a nuestra nueva app.

A nosotros nos parece que las razones de Google para bloquear nuestra app no tienen sustento, de modo que no podamos dar a nuestros usuarios la misma experiencia recibida por los usuarios de Android e iPhone. Las barricadas que Google ha establecido son imposibles de superar, y ellos lo saben.

Google afirma que uno de los problemas de nuestra nueva app es que no siempre da servicio a los anuncios basados en las condiciones impuestas por los creadores de contenidos. Nuestra app da servicio a los anuncios de Google con todos los metadatos que tenemos disponibles. Le hemos pedido a Google que nos proporcionen cualquier información recibida por iPhone y Android, para que podamos reflejar con mayor precisión la forma en que se da servicio a los anuncios en estas plataformas. Por lo menos hasta el momento, Google se ha negado a darnos esta información. Confiamos en poder resolver este problema si Google coopera, pero arreglar lo que pide Google está totalmente bajo su control. Si Google deja de bloquear nuestra app, estamos dispuestos a trabajar con ellos en esto, pagado totalmente por Microsoft.

Google también argumenta que no estamos cumpliendo con su "términos y condiciones". Lo que Google quiere decir en realidad es que nuestra app no está basada en HTML5. El problema con este argumento, por supuesto, es que Google no pide la misma condición a Android e iPhone. Nuevamente, estamos dispuestos a colaborar con Google en una app en HTML5, pero no debería ser necesaria para hacer algo que aparentemente ni iPhone ni Android han encontrado cómo hacerlo.

Google también plantea inquietudes acerca de nuestra marca. Lo más gracioso de este punto es que hemos estado usando la misma marca desde 2010 en una app anterior de YouTube. Ahora que tenemos una app que ofrece a los usuarios una experiencia más completa de YouTube, Google objeta la marca (aunque hemos adoptado medidas adicionales para aclarar que somos los autores de la app). Vaya uno a saber por qué.

Por último, Google argumenta que se está degradando la experiencia. Desde 2010, Google permitió una app de Windows Phone que estaba muy por debajo de las experiencias para iPhone y Android. Los comentarios de nuestra nueva app son unánimes en cuanto a que la experiencia es mucho mejor, y estamos comprometidos a realizar ajustes para mejorar aún más. Si Google se preocupa de verdad por un experiencia degradada, permitiría a nuestros usuarios el acceso a la nueva app YouTube que les encanta.

Creo que es claro que Google no quiere que los usuarios de Windows Phone tengan la misma experiencia que los usuarios de Android y Apple, y que sus objeciones no son más que excusas. Sin embargo, estamos comprometidos a ofrecer a nuestros usuarios la experiencia que se merecen, y en la mejor disposición de trabajar con Google, para resolver las preocupaciones legítimas que puedan tener. Mientras tanto, solicitamos nuevamente que Google deje de bloquear nuestra app de YouTube.