image 

Hola, espero se encuentren bien, en esta ocasión me gustaría traer un tema a la mesa que tiene que ver sobre el sistema operativo de escritorio y como migrarlo a la más reciente versión, Windows 8. Lo más importante es que este sistema puede adaptarse a la infraestructura tecnológica de tu empresa sin importar que versión tenga actualmente o si se encuentra en un proceso de migración a una de las versiones previas a Windows 8.

En este momento hay empresas de todos los tamaños que ya están planeando adoptar Windows 8. La mayoría está ansioso por implementar dispositivos que permitan facilitar la vida de sus empleados a través del uso de una tableta con la productividad de un equipo.

Muchas organizaciones están también interesadas en aprovechar las mejoras que se le hicieron a los aspectos básicos, como una mejor seguridad y un rendimiento más rápido mientras que otros buscan averiguar cómo Windows 8 puede mejorar la productividad de sus empleados móviles.

Pero ¿cuál es la mejor ruta de adopción del sistema operativo? Como comentamos en ediciones anteriores la movilidad, seguridad, cómputo en la nube, el uso de diferentes dispositivos o bien el escenario que ya las empresas comienzan a adoptar de “Traiga su propio dispositivo (BYOD)”, son consideraciones que debemos tomar en cuenta al momento de tomar la decisión de cuál será el sistema operativo de escritorio que implementaremos en la empresa sin olvidar el tema de cuál es el sistema operativo actual.

Es por eso que a continuación les presento algunos de los casos que podemos encontrar y por qué migrar a Windows 8.

Migración a Windows 7 en curso

Si tu empresa se encuentra en este momento realizando la implementación de Windows 7, debes continuar con él, de hecho debes considerar migrar también las maquinas que tengas bajo el sistema operativo Windows XP ya que el soporte técnico para este finalizará en Abril del 2014.

O bien puedes aprovechar el precio de lanzamiento de Windows 8 para hacer de una vez la migración a este último. La ventaja es que todas las pruebas que realizaste para revisar que tus aplicaciones corran de forma correcta en Windows 7 ya no tienes que volver a hacerlas pues existe una la alta compatibilidad entre Windows 8 y Windows 7. Ahora bien este es un proceso gradual, lo primero que debes hacer es identificar los grupos de empleados y de usuarios que más se pueden beneficiar a partir de las capacidades de Windows 8 y, a continuación, impleméntelo para ellos primero. Incluso puedes implementar Windows 8 junto con Windows 7 para esos usuarios (un doble booteo).

Implementación de Windows 7 completa

Como lo comentamos hace un momento uno de los puntos fuertes de Windows 8 es su alta compatibilidad con Windows 7. Esto facilitará la adopción de los dispositivos de Windows 8 en los entornos de Windows 7.

Las organizaciones que ya cuentan con Windows 7 implementado están en la mejor ubicación para comenzar a aprovechar inmediatamente las ventajas de Windows 8.

Les reitero que la mayoría de las aplicaciones y hardware de Windows 7 de los clientes funcionarán con Windows 8. De esta forma, resulta más sencillo para las organizaciones enfocarse en evaluar y elegir los escenarios de Windows 8 que mejor se acomoden a sus necesidades comerciales de tal forma que tu organización puede considerar la evaluación de Windows 8 hoy

Windows XP

Si todavía no has comenzado a migrar tus máquinas con Windows XP, ahora es el momento de hacerlo ya que las empresas que aún se encuentran con Windows XP en abril de 2014 enfrentarán el riesgo de quedarse con un software sin soporte técnico, adicional es posible que la mayoría de las opciones de hardware nuevo no funcionen con Windows XP.

El reto principal al considerar moverse de XP a Windows 8 es preparar las aplicaciones de su empresa para ser migradas lo cual puede tomar bastante tiempo. Por lo tanto, si aún no has comenzado con este proceso, es un buen momento para hacerlo. Para ayudarte a acelerar el proceso y de paso, ayudarte a decidir la mejor ruta de implementación, es importante que hagas un inventario de las aplicaciones existentes. Una vez que tengas ese inventarlo, deberás priorizarlas considerando lo crítico que son para tu empresa.

Al enfocarte en probar solo las aplicaciones vitales, puede reducir el tiempo necesario para realizar las pruebas con Windows 7 y Windows 8. Necesitarás adoptar un enfoque individual con relación a la migración de sistema operativo, debido a las necesidades específicas de tu entorno y de tus negocios.

Para algunos, migrar la empresa completa a Windows 8 será la mejor opción. Para otros, puede resultar mejor migrar a Windows 7 primero. A otros más la mejor situación puede ser implementar Windows 8 junto con Windows 7 en el caso de escenarios clave, como con tabletas de Windows 8 para usuarios móviles y Windows 7 para usuarios tradicionales estacionarios.

Nuevamente, si todavía estás usando Windows XP, debe enfocarte en una migración acelerada desde ese sistema operativo, con el objetivo de evitar quedarte con un sistema operativo sin soporte.

Espero estas observaciones te sirvan para tomar la mejor decisión en tu planeación de lo que es tu sistema operativo para escritorio.