De Baja y de Bajon

De Baja y de Bajon

  • Comments 10
  • Likes

Dicen que las desgracias nunca vienen solas, así que cuando se le tuerce a uno el destino lo mejor que puede hacer es mosquearse y estar prevenido para asimilar de la mejor manera posible los desastres venideros. Pero aún cuando la teoría es sencilla, uno, que es de naturaleza optimista, no es capaz de imaginar la intensa terquedad con que la fatalidad puede acecharle. Sí, en este año de cataclismos y catástrofes naturales, de tsunamis y huracanes, yo me he llevado mi parte. No recuerdo con exactitud lo que pasó, pero de una u otra manera, esta es mi historia….

En un intento por seguir el ritmo de mis amigos Vikingos dejé mi tobillo izquierdo tronchado contra la arena de la playa. A consecuencia del golpe y de un intenso y prolongado desuso, mi cerebro empezó a mostrar su grafica más plana. Para colmo de males, la habitual motivación que tengo para con este trabajo sucumbió en la pantanosa ciénaga que me proporcionaron los últimos “Managers” de mi vida laboral. Limitado en movimientos, parco en pensamientos y desprovisto de objetivo laboral, languidecí placidamente, cobijado bajo mi propia sombra y las comodidades de la sociedad del bienestar. Sí, hoy en día, a poco buena que sea la excusa, es muy fácil conseguir un hueco en la tumbona ociosa y mezquina del liberado sindical. Pides la baja, te tumbas al margen, y a descansar. Cuando el exceso de actividad te devora, esta actitud durante un corto periodo de tiempo puede resultar beneficiosa. Pero echarse a un lado, apartarse de la propia experiencia vital y convertirse en espectador de la propia existencia es tremendamente aburrido. Dos y dos son cuatro, si no haces nada no hay nada que observar. La tumbona no es la del hotel 5 estrellas desde donde Curro entretenía su lujuriosa mirada con las mulatas de tersos muslos de Punta Cana. Al cabo del tiempo generas ciertas patologías mentales. Yo me volví esquivo, insulso e irascible, una especie de “Gollum” atrapado en la caverna con el anillo. Chema, en un ataque de sinceridad me lo tradujo hábilmente al castellano vulgar de su Móstoles natal “Tío…., estas hecho un Gilipollas”.

Costó recuperar la movilidad. Cuando liberaron el tobillo tras siete semanas de escayola, presentaba un aspecto nauseabundo. Hinchado, amoratado, encasquillado e inseguro, carecía de utilidad práctica. Sonia, la fisioterapeuta encargada de adecentar el desaguisado se rompió las manos amasándolo para darle forma. Largos paseos por la playa, el barrio y unos cuantos largos en la piscina municipal ayudaron a conseguir algo de movilidad. Todavía no es el tobillo sugerente y sensual de antaño, pero al menos no es la morcilla burgalesa de hace unos meses. A pesar de las recomendaciones médicas que me sugerían algunas semanas mas de reposo, superada la prueba del calzoncillo (que consiste en colocarse dicha prenda manteniéndose a la pata coja sobre la pierna afectada y sin tener que sentarse), consideré que ya era hora de volver al trabajo con la esperanza de recuperar la motivación.

En la mejor empresa del mundo sobra la motivación para el trabajo. Por eso, algunos “Managers” dedican todos sus esfuerzos a dilapidarla.  Yo, que sin la menor preparación dirigí durante un tiempo una PYME, siempre tuve a gala haber sido el peor manager del mundo. Pero mi registro, que a priori era sólido e inalcanzable, se quedó en nada.  Como Amstrong con los 5 tours de Indurain. Su técnica es tan sencilla como efectiva. Utilizan las herramientas de incentivos para aniquilar los motivos que otros tienen para disfrutar con el trabajo. Siempre en beneficio propio, unos para perdurar en un puesto para el que no están capacitados, los otros para progresar en la resbaladiza pirámide. Deshacerse de los primeros es complicado, especialistas en el arte de la supervivencia, dan mas el coñazo que el conejito de Duracel. Los segundos, víctimas de su propia codicia, no dan tanta lata, con algo de ayuda se quitan de en medio cuando consiguen un puesto de figurante internacional.

Que a mi edad me sugieran un año tranquilo para aprender, me pareció raro, que a mitad de año me regañaran por trabajar demasiado, una tomadura de pelo en formato del reto chulesco y barriobajero ¿A que no hay huevos? Y los hubo…., para emprender una huelga a la Japonesa que no gustó demasiado. Pero la chulería de cumplir con mi trabajo sin atender a espurios intereses tribales la pague cara y desde entonces me acompaña una extraña sensación de ser observado, de estar perseguido, como si mi trabajo consistiera en pasear en tanga por Chueca. Algunos dirán que no debería contar todo esto, pues para ello se puede utilizar el conducto interno reglamentario. Yo, que ya lo he probado, se que no conduce a sitio alguno, además este Blog sin importancia ya no lo lee nadie, a mi me alivia mucho y es bastante mas barato que el psicólogo. Puede considerarse una inocentada de este 28 de Diciembre.

Pero mientras esto ocurre en una pequeña aldea de Visigodos en el suroeste de Europa, desde Redmond nos envían periódicamente como para sacarnos del ensimismamiento de nuestras absurdas disputas, los últimos avances en cuestión de software. Paseando entre las mejoras funcionales de R2 y probando los cambios del Windows Vista he recuperado la motivación que me quitaron. Una vuelta a mis orígenes, pues desde pequeño tuve facilidad para disfrutar con el manual de instrucciones de un nuevo cacharro. Algunos, como el de mi vieja calculadora HP 28S, tienen para mí grado literario. A falta de 3 días para terminar este disparatado año, me siento en deuda con los amigos que me soportaron y con los que han desarrollado el R2 y el Vista. Muertos los fantasmas y diluido el cabreo, vuelvo a trabajar y a escribir.  Ambas actividades las hago por que me divierten y he descubierto que no las puedo realizar indignado ni mosqueado. Esta claro que cuando a uno lo empalan, no le salen las palabras. Mantendré prudencialmente por un tiempo el cartel del horario laboral que copié de la caseta de un feriante: “Abrimos cuando venimos, cerramos cuando nos vamos y si vienes y no estamos es que no coincidimos”.
 
Mientras tanto, mi hermana Ana, como no podía ser menos, se fue a terminar su glamoroso verano a París. En una calurosa tarde de agosto, mientras paseaba por sus calles recibió la inspiración divina y en vez de echar la primitiva del Euromillón, se ofreció como voluntaria en Médicos sin Fronteras. Regresó a España con la sana intención de seguir viviendo a lo grande sin dar ni chapa. A mi me hubiera venido de perillas como compañera de retiro en la indigna tumbona sindicalista, pero a los pocos días de su vuelta le llamaron para un puesto en Guatemala. Aceptó. A los 3 días de su aterrizaje, sin tener deshecha del todo la maleta, llegó el huracán “Stan” y arrasó con todo. Debido al exceso de trabajo que tuvo que asumir, ahora ostenta el dudoso honor de ser el primer caso en la historia con “Estrés Laboral” en Centroamérica. Como terapia ha llamado a uno de los Vikingos y se ha cogido unos días para ir en busca de las tendidas olas del pacifico centroamericano. Porque he recuperado el Norte, que si no, me voy con ellos….

Feliz Navidad y Feliz Año.

El PadreParada

Comments
  • Bueno, eso de que no lo lee casi nadie...¡apunta a uno más!(gracias RSS!)xD Me alegro de tu vuelta y espero que sigas durante mucho tiempo "evangelizándonos".

    Saludos y Feliz Año.

  • Saludos PadreParada.

    Me alegra verle por aquí y espero que ese animo siga hacia arriba por mucho tiempo.

    Feliz 2006 !

  • Ánimo Padre.
    ¡Que eres la salsa de esos technets!

  • Me alegra leerte de nuevo :-)

  • Venga animo Jose!!! Que ya se acaba este año tan malo para más de uno...por cierto...ya encontre trabajo.

    Un abrazo y feliz año nuevo.

  • En mi Móstoles natal dirian algo como "Kon dos kojones", ja,ja,ja,ja eres mi gurú, mi amigo y el subnormal que me da guerra!. Esto es una inocentada para tus managers... o no???

  • Joder con el primer post que me leo :-) Me has cambiado la imagen de los blogs internos! Mucho ánimo, y no te preocupes que eso con un par de buenas fiestas se arregla...

  • Ale, ale... Hay que venirse arriba, que para lo que dura el puesto de chufas.
    Los chupasangres los hay en todos lados, y son molestos, pero casi siempre el tiempo les pone en su sitio.
    Bueno, pues como terapia, no deje usted de escribir, echele café a la máquina y arriba esos ánimos. Es una orden, hop-hop.

    Feliz año y que mejore ese tobillo.

    P.D.: ya tengo la 360, y si quieres un duelo de carreras para descargar adrenalina, solo tienes que decirlo.

  • Komor????
    Padre me lo han cambiado... ¿Algo se rompió además del tobillo?

    Venga, venga, esos animos p'arriba si no es estrenando nuevos productos que sea con unas cañas, o con la 360 o como sea. Hombre, que no tenga que quitar de mi Outlook la entrada periódica "Visitar blog Padre Parada" por acabar llorando después de leerla.

    Chema a ver que haces con él...

  • Animo .... y ven pronto por Galicia

Your comment has been posted.   Close
Thank you, your comment requires moderation so it may take a while to appear.   Close
Leave a Comment