December, 2005

  • De Baja y de Bajon

    Dicen que las desgracias nunca vienen solas, así que cuando se le tuerce a uno el destino lo mejor que puede hacer es mosquearse y estar prevenido para asimilar de la mejor manera posible los desastres venideros. Pero aún cuando la teoría es sencilla...