Blogs

Mis Datos y YO

  • Comments 4
  • Likes

Los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) son el típico sitio al que un servidor nunca iría de motu propio. El elenco de personalidades, intelectuales y artistas que los distintos medios de comunicación  anuncian como asistentes a estos eventos hacen que mi percepción hacia ellos esté  envuelta con un halo misterioso, irreal y lejano. Algo así como ir a pasear por la alfombra roja de Hollywood la noche en que se entregan los Oscar. También he de confesar cierta repulsión a todo lo que suene a curso de verano. El verano es sagrado y dedicarlo a aprender es para mí sinónimo de castigo para los que no se aplicaron durante el invierno, o enfermedad mental para los adictos al trabajo.

Pero esta vez ha sido diferente, he caído. Espoleado por una amable invitación, accedí a coger rumbo al norte para pasar un par de días en Santander y asistir a un seminario organizado por el Director de la Agencia Española de Protección de Datos, D. José Luis Piñar Mañas, y patrocinado por la Fundación Alfonso Martín Escudero, titulado “Hacia un nuevo Reglamento de la Ley Orgánica de Protección de Datos”. Si, ya se que el título no es muy sugestivo para un técnico con aspiraciones a cura, pero ya sabéis que todo lo que suene a ir de gañote me seduce tremendamente.
Santander nos recibió como estila. Indiferente y húmeda, desparramó un intenso granizo sobre nuestras cabezas que a punto estuvo de hacernos perder el norte. El seminario ha resultado un éxito de convocatoria, se han cubierto todas las plazas y la sala donde se desarrollan las charlas se quedó pequeña. Entre los asistentes, muchos abogados pertenecientes a despachos de rancio abolengo, algunos consultores de empresas dedicadas a la materia, personal de la administración pública y un puñado de técnicos.
No es mi intención perder a los pocos navegantes que asiduamente dilapidan su valioso tiempo acercándose de manera inconsciente a leer el contenido de este blog. No emprenderé el camino sin retorno que implica tratar de explicar la materia sobre la que versaba el seminario. Tampoco quiero ejercer de impostor y dármelas de entendido en esta, para mí, esquiva materia. Sabía poco del tema cuando fui, y ahora solo se que eso de la LOPD nos afecta mucho a los que trabajamos en esto de las tecnologías de información y hay que hacer algo para tratar de asimilarlo. Mi primer intento ha sido nulo…

Cuando alguien dijo que jurídicamente nuestros datos personales son parte de nosotros mismos, se me fue la cabeza tratando de imaginar algo así como un fichero con datos que a modo de miembro estuviese adosado a mi cuerpo, como un tercer brazo compuesto de datos personales. De la abstracción jurídica pasé a la ensoñación futurista y dándole la vuelta al argumento trate de indagar en las grandes ventajas que tendríamos si pudiéramos convertir la esencia biológica de nuestro cuerpo en simples datos. Sería genial poder convertirnos en “entidades cuánticas” y aprovechar sus cualidades para resolver el paradigma de la teletransportación y viajar a la velocidad de la luz. El retorno a nuestro estado biológico desde la “entidad cuántica”  y el dato pude ser más complicado. Si no, que se lo pregunten al científico de la película “La Mosca”, que por compartir habitáculo con un insecto mientras practicaba este tipo de experimentos, acabó hecho un feo engendro, solo aprovechable como extra para el Bar de “La Guerra de las Galaxias”, o para presentarlo como concejal por el “Partido Comunista de las Tierras Vascas”. La saga de la película ya ha terminado y de los otros tenemos más de los que sería recomendable, así que de momento tendremos que limitar el uso de la teletransportación a la fabricación de computadoras cuánticas que den un impulso inimaginable a la actual capacidad de cálculo de nuestros sistemas…


En fin, como os podéis imaginar me lo he pasado pipa, pero de la legislación que en este momento regula el uso de los datos de carácter personal y de lo que un informático tiene que hacer para cumplir con ella desde el punto de vista técnico, no puedo decir gran cosa. Me auto suspendo para septiembre y prometo tratar el tema en una WebCast a la vuelta del verano. D. José Luis Piñar Mañas, Director de la Agencia Española de Protección de Datos, nos ha prometido su ayuda y José Luis Rivas, sufrido asistente a los seminarios TechNet y experto en la materia, nos ha ofrecido su colaboración. Después de todo, y a pesar de mis ensoñaciones mentales, no se puede decir que hayamos perdido el tiempo. Habrá WebCast sobre la materia, así que no dudéis en indicarnos vuestras sugerencias, proposiciones e ideas escribiendo vuestros comentarios en este Blog.

Al final Santander nos sedujo con la envolvente tranquilidad que transmite y la naturaleza salvaje de sus playas. Nos dio pena tener que dejarla y si nos vuelven a invitar, volveremos, que duda cabe, aunque sea para algo esotérico e irracional a nuestras cuadriculadas mentes. Hemos partido anticipadamente del seminario sin poder asistir a las conclusiones pues el sorprendente programa TechNet nos reclama para el último evento de nuestro año académico. Si sobrevivo os lo cuento.

Comments
  • Solo falta que te hayas alojado también en el Palacio de la Magdalena, tengo un compañero que ha ido al mismo seminario, sólo que el estaba toda la semana, p'a mi que te has escaqueado de alguna clase ;-)

    Muy bueno el Blog, Padre, se me había escapado!!!

    Saludos,

    Julian

  • La verdad es que vivo en una bonita tierra. Cantabria y Santander.
    Intenté ir al seminario de la UIMP de la LOPD pero por cuestiones laborales me fui imposible.
    Pero estuve con chema y contigo en el ultimo seminario que habéis impartido en Santander.

    Espero ansioso ese webcast sobre LOPD. Estoy actualmente en proceso de darme de alta un fichero de protección de nivel alto con datos médicos.

    Gracias de nuevo por el BLOG. Un saludo

  • Pues creo que tanto desde tu blog como desde Microsoft debe hacerse un esfuerzo por concienciar al personal en el cumplimiento de las leyes, y sobre todo de esta, la LOPD que afecta a uno de los principios básicos de la Constitución (Art. 18,4.Derecho al honor y la intimidad).

    Por que vale que técnicamente los informáticos podamos ser "dioses" manejando datos, metiéndolos en tal tabla o en tal web, pero igual que al técnico de turno que nos repara el telefono la ley no le permite escuchar más de x tiempo, a los informáticos no se nos permite hacer determinadas cosas con esa información de la que "solamente" somos simples depositarios, nada de propietarios o dueños.
    Es más, la propia LOPD establece el deber de secreto, o sea, que de lo que tengas conocimiento, no se puede decir ni mu. En mi blog intento explicar y documentar la importancia de este tipo de situaciones para los que somos informáticos pero que tenemos que aprender que también tenemos responsabilidadees y leyes que cumplir.
    Un saludo y felicidades por el blog.

  • A modo de post data:Para muestra un botón.

    En el TechNet de Murcia, tus compañeros han excusado tu ausencia mostrando para ellos una foto(la imagen es también un dato de carácter personal) de tu estado actual.
    A ninguno de los asistentes nos interesaba saber que estas escayolado, que te gusta el fly-surf y otras cosas que pueden deducirse pero esta información afecta a tu persona y nos ha sido revelada (posiblemente con tu consentimiento) a un monton de desconocidos.
    Esto no ocurre otras veces y las personas se ven agredidas en su intimidad, afectando al transcurso de su vida seriamente (personas en trámites de divorcio, pacientes que no quieren que sean conocidas sus dolencias, etc.).

Your comment has been posted.   Close
Thank you, your comment requires moderation so it may take a while to appear.   Close
Leave a Comment