Como probablemente sabe, esta es una semana muy importante para la división comercial de Microsoft. A principios de semana, anunciamos el lanzamiento al público de Microsoft Office 2010 Beta. ¿Quiso alguna vez crear un documento en Word en colaboración con su equipo? ¿Quiso alguna vez analizar grandes cantidades de datos de una sola vez en Excel? ¿Quiso alguna vez extender los límites de las características multimedia en sus presentaciones de PowerPoint? Si es así, consulte Beta.

Además, esta es una gran semana para la comunidad de estándares, especialmente para los que trabajamos en formatos de documentos. En esta semana, se cumple el aniversario de la primera publicación de ISO/IEC 29500, también conocido como Open XML. Como el impulsor de productos de Office encargado de alcanzar la compatibilidad de Open XML con Office 2010, pensé que este sería un buen momento para reflexionar sobre el trabajo que hemos realizado en Office 2010 a fin de que sea compatible con el estándar Open XML, así como también sobre la manera en que el afán de mejorar la interoperabilidad se relaciona con nuestra capacidad de innovar en Office.

Compatibilidad de Open XML con Office 2010

En el ámbito de formato de documentos, la gran pregunta que todos se hacen es qué nivel de compatibilidad ofrecerá Office 2010 para Open XML. Me complace anunciar que Office 2010 generará, de manera predeterminada, archivos de conformidad transicional compatibles con ISO/IEC 29500.

El primer paso que dimos para lograr que Office 2010 generara archivos compatibles con ISO/IEC 29500 fue evaluar los archivos que estábamos generando en Office 2007. Este producto generaba archivos ECMA-376 (primera edición), que, como recordará, fue el precursor del estándar ISO/IEC 29500. Una vez que identificamos las diferencias que se originaban en la sintaxis a causa de errores o cambios efectuados en el estándar, procedimos a realizar los cambios necesarios para que nuestra sintaxis sea compatible.

Por lo general, muchas personas se sorprenden al conocer algunos de los cambios que debimos realizar para que nuestra sintaxis fuera compatible. En la mayoría de los casos, los cambios se debieron a errores triviales en escenarios específicos. Uno de mis ejemplos preferidos es un error en Word 2007, por el cual, en ciertas circunstancias, Word escribía el elemento oMath antes del elemento rFonts; mientras que el estándar claramente especifica que el elemento oMath debe escribirse después del elemento rFonts. Este fue un error fácil de arreglar y es característico de los tantos cambios que realizamos.

Dado que estábamos modificando parcialmente la sintaxis de los archivos que escribimos, también nos esforzamos por asegurar que los clientes que usaran versiones anteriores de Office pudieran seguir trabajando con archivos que presentaran esta nueva sintaxis. En primer lugar, incluimos correcciones en Office 2007 Service Pack 2 para garantizar la constancia en la compatibilidad. En segundo lugar, actualizamos los paquetes de compatibilidad para versiones anteriores de Office. En otras palabras, si tiene Office 2007 SP2 o el paquete de compatibilidad más reciente, la interoperabilidad con Office 2010 no presentará inconvenientes.

Además, no pretendíamos tan sólo asegurar la compatibilidad de sintaxis de los archivos que generamos. Dimos un paso más y examinamos rigurosamente varias de las recomendaciones aceptadas que numerosos organismos nacionales realizaron durante el proceso de ratificación de ISO para Open XML e identificamos muchas de las recomendaciones que deseábamos incorporar en Office 2010. Estos son algunos aspectos sobresalientes:

  • compatibilidad para la lectura de las nuevas sintaxis de medidas y porcentajes;
  • compatibilidad para títulos en formas que permiten mejorar la accesibilidad;
  • compatibilidad para más colores con nombres y para listas más largas de colores utilizados recientemente; y
  • compatibilidad para el nuevo contentPart con entrada de lápiz persistente.

Realizamos otras dos inversiones particularmente importantes teniendo en cuenta los comentarios proporcionados por organismos nacionales durante el proceso de estándares.

La primera se relaciona con nuestra dependencia del lenguaje de marcado de vectores (VML). Durante el proceso de ratificación, claramente se comentó que la dependencia de VML resultaba ser un requisito muy complejo para otros implementadores. Para disminuir esta complejidad, nos propusimos reducir nuestra dependencia de VML y realizamos grandes avances hacia DrawingML. PowerPoint 2010, por ejemplo, casi nunca usa VML como método primario para representar elementos de dibujo.

La segunda se relaciona con la sintaxis de fechas en las hojas de cálculo. Nuevamente, durante el proceso de ratificación, se solicitó en gran medida la adición de compatibilidad para usar la sintaxis de fechas ISO 8601 para expresar fechas en las hojas de cálculo. Aunque aún se encuentra en progreso, Excel 2010 Beta ofrece compatibilidad con esta sintaxis. Lo que cabe destacar sobre esta inversión es que estamos trabajando estrechamente con miembros de JTC 1 SC 34 (el organismo de estándares responsable del mantenimiento de Open XML) para identificar y resolver antiguos problemas de compatibilidad relacionados con esta nueva funcionalidad. Estamos especialmente orgullosos por esta cooperación entre Microsoft y la comunidad de estándares.

Relación existente entre mejorar la interoperabilidad y la innovación

Cuando hablo con clientes y asociados sobre el trabajo que estamos realizando para mejorar la interoperabilidad, recibo muchas preguntas sobre cómo esta búsqueda afecta nuestra capacidad de innovación en Office.

Hace pocos meses, en el evento Washington DII, en Seattle, uno de mis amigos, el Dr. Lee, miembro de la delegación JTC 1 SC 34 (organismo nacional de Corea), me preguntó qué impacto tenía el objetivo de mejorar la interoperabilidad sobre nuestra capacidad de innovación en Office. Fue una gran pregunta y la respuesta sorprendió a varios asistentes del evento DII.

Mi respuesta fue simple: ninguno. De hecho, si este objetivo tiene algún impacto, es facilitarnos el proceso de innovación. La sala quedó en completo silencio.

Desde una perspectiva técnica, no existe nada en el estándar que nos impida innovar. Es cierto que debemos respetar muchas reglas y requisitos. Sin embargo, existen varias tecnologías definidas en el estándar Open XML, como MCE y las listas de extensión, que permiten a todos los implementadores ofrecer implementaciones compatibles y, al mismo tiempo, competir en el mercado para el beneficio del cliente. Microsoft Office, tal como indicamos en aquel evento DII, usa intensamente estas tecnologías para incorporar las grandes innovaciones que se ofrecen en la versión 2010, como minigráficos en Excel 2010 y nuevas transiciones en PowerPoint 2010.

Asimismo, señalé que documentamos completamente la implementación de Open XML en Office 2010, así como los detalles técnicos que subyacen a las innovaciones, para garantizar que todos los implementadores tengan acceso gratuito a esa información. Después de todo, de esto se trata la interoperabilidad.

De todas formas, la respuesta a la pregunta del Dr. Lee no se trató solamente de tecnología. También apuntó a cómo nuestra manera de construir Office se vio afectada positivamente por el trabajo que realizamos para mejorar la interoperabilidad.

La interoperabilidad se ha elevado al mismo nivel que perseguimos en otros requisitos centrales de diseño para nuestros productos. Así como todas nuestras características atraviesan revisiones de seguridad y privacidad, pruebas de rendimiento y escalabilidad, revisiones de accesibilidad y programabilidad, y pruebas internacionales de suficiencia, abordamos la interoperabilidad del mismo modo. En lugar de documentar nuestras implementaciones de formatos de archivo al finalizar el lanzamiento, lo hacemos durante el lanzamiento, es decir, mientras trabajamos en él. Esto brinda incontables beneficios al equipo de ingeniería porque permite desarrollar características de una manera más eficiente y efectiva. A su vez, hace que el reclutamiento de empleados nuevos y la distribución de trabajo entre los empleados sean mucho más eficaces gracias a la documentación que tenemos sobre nuestros formatos de documentos. Por último, es simplemente un gran beneficio para todo el proceso de diseño. Y afortunadamente está aquí para quedarse.

No obstante, este proceso implica más que documentar el formato de documento. Se trata también de buscar constantemente nuevas formas de mejorar la interoperabilidad general entre las implementaciones de distintos proveedores. Recientemente organizamos un evento DII sobre el formato PST que usa Outlook. Lo hicimos, no por obligación, sino porque era lo correcto. Y sobre la base de los comentarios que obtuvimos hasta el momento, fue una gran victoria para la industria.

Me prometí a mí mismo que esta publicación no superaría las dos páginas y media. Por lo tanto, para aquellos a los que no he podido convencer de que nuestra búsqueda de interoperabilidad no ha comprometido nuestra capacidad de innovar, sólo puedo dar una sugerencia más como prueba de mi argumento: obtengan Beta. Vale la pena.

Como siempre, a todos los que trabajamos en Microsoft Office nos encantaría recibir su comentario sobre las formas en que podemos mejorar el estado actual de interoperabilidad. Esperamos que comparta nuestro entusiasmo por el lanzamiento de Office 2010.

Shawn Villaron

Jefe de grupo, Microsoft Office

shawnv@microsoft.com

Para obtener más información

Publicado originalmente: jueves 19 de noviembre de 2009 6:28 p. m. por OffTeam

Esta entrada de blog es una traducción. Puede consultar el artículo original en http://blogs.technet.com/office2010/archive/2009/11/19/open-xml-one-year-in.aspx.