Los equipos de cómputo de pequeñas y medianas empresas estarán expuestos a amenazas de seguridad si continúan con el uso de Windows XP, debido a que el fin del soporte de este sistema operativo está por concluir.

Las PyMEs pueden recurrir a un sistema operativo como Windows 8.1 para evitar riesgos informáticos, costos adicionales y la falta de soporte técnico.

Para seleccionar dispositivos ideales para los negocios y consultar varios consejos para migrar de sistema operativo, consulten esta publicación: http://aka.ms/Banqnb