“Gracias a las oportunidades que me dio Microsoft, pude salir de Ceará por la primera vez en mi vida. Será un orgullo poder contar esta historia de esfuerzo y superación a mi hija cuando crezca. La tecnología puede cambiar vidas. Yo soy un ejemplo de eso.” Josinaldo Batista, Brasil.

Por Rosalba Mackenzie. - En el 2007, Josinaldo Batista de 15 años de edad, era un estudiante de medio turno en una escuela preparatoria pública y vivía en las afueras de Fortaleza. Aunque Fortaleza es la quinta ciudad más grande de Brasil, el área donde vivía Josinaldo, donde los residentes llaman “el interior del interior”, no tenía agua potable ni sistema de drenaje, el transporte público era escaso y no tenía acceso a la educación superior. Josinaldo pasaba sus mañanas quitando las cáscaras de las castañas de cajú, con lo que ganaba de 40 a 50 dólares al mes, una cantidad pequeña pero importante para el para ayudar en casa.

Hoy, Josinaldo Batista coordina la sección de TI de Mediacom en ITEVA. Enseña muchos cursos diferentes y también ayuda a desarrollar soluciones web y de escritorio. Las épocas que pasó buscando castañas han quedado en el pasado. Al convertirse en un desarrollador de programas, ha creado un mundo de oportunidades, no sólo para su hija sino también para sus estudiantes, oportunidades que parecían imposibles para un niño del “interior del interior”.

Josinaldo aquí con Aktha Badshah, Director Senior de Ciudadanía y Asuntos Públicos de Microsoft

Conoce su historia completa aquí.