Steve Clayton - Editor Blog Next

Cada año, más de 9 millones de personas contraen Tuberculosis (TB) una enfermedad infecciosa, que se transporta por el aire y que ataca en principio a los pulmones. Cuando no es tratada a tiempo, tiene una tasa de mortalidad de 66%. Es un sombrío recordatorio de que, mientras para muchos de nuestros la TB puede estar a nuestro alrededor, para muchos otros es una dura realidad. Tan sólo en India, más de 2 millones de casos de TB se presentan cada año – de los cuales cerca de 250 mil resultan en la muerte de los pacientes.

Existe una cura para esta terrible enfermedad, pero lo que se necesita es una forma de superar las barreras para entregarla de manera efectiva: los bajos niveles de educación y la dificultad que tienen los pacientes para viajar a las clínicas de salud. La cura se compone de un ciclo de tratamiento que dura seis meses y requiere más de 40 visitas a la clínica. Si se falla en completar las dosis de medicación puede resultar en una TB que sea resistente a los medicamentos, y que es mucho más difícil de tratar y de costear.

Ahí es cuando gente como Bill Thies entra. Bill es uno de los muchos investigadores de Microsoft Research india que están enfocados en específico en las necesidades de las comunidades en desarrollo.

De manera colectiva, este grupo de cerca de 10 investigadores es conocido como el Grupo de Tecnologías para Mercados Emergentes (TEM, por sus siglas en inglés), dirigido por Ed Cutrell, colega de Bill. Un vistazo al sitio web de este grupo te ofrece la visión de que estos investigadores no están en él para obtener reconocimiento por parte de sus colegas. Están más preocupados por hacer una diferencia tangible en cómo son administrados los servicios de salud, cómo son educados los niños, cómo se conducen los negocios y cómo es accesada la tecnología en lugares de bajos ingresos.

En el caso de Bill, él sabía desde temprana edad que quería tener un gran impacto en los cada más crecientes problemas sociales, y las ciencias de la computación parecían ser el vehículo indicado para hacerlo posible. Más adelante, ingresó al Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), donde se graduó en Ciencias, obtuvo una Maestría en Ingeniería y un Doctorado en Ciencias de la Computación e Ingeniería.

Mientras estaba en el MIT, se realizó una competencia para encontrar las mejores formas de asegurar la adherencia a la medicación para la TB. El equipo de Bill resultó ganador de la competencia y él comenzó a trabajar con ‘Operation ASHA’, una ONG enfocada en entregar tratamientos de TB a las comunidades más pobres de la India. Cuando fue momento de buscar un trabajo, TEM fue la primera opción de Bill. Resaltó entre cualquier otra facilidad de investigación de su tipo debido a su cercanía con comunidades de escasos recursos en las zonas rurales y urbanas de la India. También tenía una mezcla única de tecnólogos y científicos sociales que trabajan en conjunto en desarrollos en sitio.

Este enfoque en desarrollo en sitio es en verdad una de las claves del éxito para TEM. En lugar de estar encerrados en una torre de marfil, ellos interactúan de primera mano con pacientes, cuidadores y organizaciones como ‘Operation ASHA’. Esta cercana interacción les da un mejor entendimiento de en qué lugares puede ayudar la tecnología. En India, muchas personas no pueden leer y escribir, así que una de las principales cosas en las que se enfocan los desarrolladores es en crear una experiencia de usuario que se apoye de manera significativa en gráficos y otros apoyos visuales.

Más allá de esto hay una gran cantidad de repeticiones de observación, experimentación y ajustes. Esto es en especial en el caso de una ciudad del tamaño de Bangalore, que tiene una población de cerca de 8.4 millones de personas – número mayor a la cantidad de personas que viven en la ciudad de Nueva York – en un área que sólo es el 61% del tamaño de la Gran Manzana.

Al trabajar de primera mano con ‘Operation ASHA’, Bill se dio cuenta de que se requería una mejor solución para rastrear la administración de los medicamentos para TB para cada paciente. El reconocimiento de voz fue la primera opción para identificar a los pacientes, pero se dieron cuenta pronto que el ruido de fondo en la mayoría de las clínicas hacía que la solución no funcionara de manera adecuada. El escaneo de huellas digitales también tenía sus retos. Muchos pacientes tenían una gran cantidad de callosidades provocadas por largas horas de labores manuales. Otros tenían grandes cantidades de henna acumuladas en sus manos como parte de las festividades tradicionales de su ciudad. Después de múltiples repeticiones para ajustar el protocolo de toma de huellas digitales, construyeron una solución que combinaba el monitor de huellas digitales con una netbook, un módem GSM y mensajería SMS.

Con esta tecnología, ayudaron a los trabajadores de la clínica a llevar mejores historiales y a asegurarse de que los pacientes seguían con su medicación. ‘Operation ASHA’ ya utiliza la solución en 40 clínicas en Bangalore, con planes de utilizarla en todas las 225.

El video provee un vistazo al trabajo de Bill con ‘Operation ASHA’ y pueden leer más en Microsoft News Center y en Microsoft Research.