Por: Akhtar Badshah

Originalmente publicado en ingles en el blog de Microsoft Unlimited Potential

Hoy me encuentro en Calgary, Canadá asistiendo a la Conferencia sobre Juventud para el Desarrollo y Desarrollo para la Juventud organizada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Agencia Internacional Canadiense de Desarrollo (CIDA, por sus siglas en ingles), la Universidad de Calgary y Microsoft. Para ver el evento en vivo visita aquí.

clip_image002

Fondo de Juventud en Bolivia - Programa "Tuja Digital"

La razón primordial que tengo para estar acá es poder unirme a Luis Alberto Moreno, Presidente del BID, para anunciar la segunda fase de la iniciativa del Fondo de Juventud, donde estaremos llevando otros $2.8 millones de dólares a organizaciones en Latinoamérica y en el Caribe que se enfocan en el empoderamiento de los jóvenes. Siento un orgullo muy grande de poder ser parte de este anuncio, construyendo sobre el éxito que tuvo la ronda inicial de Fondo de Juventud, el cual logró beneficiar a 18 proyectos en 16 países, y alcanzó a llegar a más de 3,000 jóvenes. Sin embargo, lo que en realidad me gustaría reflexionar, es la alianza que hemos construido con el BID a través de los años.

Nuestro foco común en empoderar la juventud sirvió como el comienzo de nuestra relación y funge como cimiento para muchas de las actividades que realizamos por medio de nuestra alianza. El BID y Microsoft son también organizaciones que hacen cosas a una escala significativa, entonces la posibilidad de reunir recursos para un programa regional era de suma importancia. Tenemos también un foco común en crear capacidad local en las organizaciones existentes. Nosotros no creamos nuevas organizaciones para implementar los programas, y el Fondo de Juventud lo refleja. Esto nos lleva a un modelo que fue desarrollado en el curso de muchas reuniones y conversaciones, asegurando que los objetivos de ambas organizaciones se cumplan y que tengamos mucha claridad en los resultados que esperamos de los programas. En mi opinión, es este nivel de transparencia lo que define una alianza exitosa.

La segunda fase del Fondo de Juventud no solo representa una expansión significativa – estamos esperando duplicar el número de donaciones – sino que también está enfocada en un asunto critico hoy: proveer a los jóvenes con las habilidades que necesitan para conseguir empleos e incrementar sus oportunidades económicas. Como en otras regiones del mundo, el desempleo entre los jóvenes en Latinoamérica y el Caribe está muy por encima del promedio de la población en general. Muchos jóvenes entran a sus años de trabajo sin las habilidades necesarias para ser exitosos en un empleo, y son estas habilidades las que se convierten en un diferenciador para ellos. Nosotros tenemos la expectativa que el Fondo de Juventud continuará en abrir nuevas oportunidades para miles de individuos, impactando a muchos más en sus familias y comunidades.

También me gustaría resaltar un estudio reciente publicado por el gran equipo del Centro de Tecnología y Cambio Social (TASCHA, por sus siglas en ingles) en la Universidad de Washington, el cual destaca el impacto del entrenamiento en habilidades de tecnología en jóvenes en riesgo y personas discapacitadas en cinco países de Latinoamérica. Las recomendaciones de política para una mayor participación de los empleadores y los modelos de apoyo a largo plazo están completamente alineados con los resultados del estudio. El reporte puede ser descargado aquí.