Área: Educación

Realizadores del proyecto:

· Miguel Nussbaum, de la Pontificia Universidad Católica de Chile

· José Ricardo de Rezende Zeni, de la Universidad Estatal Paulista, Brasil

· Werner Rodríguez, de la Universidad de Costa Rica

clip_image002

El uso de videojuegos favorece el desarrollo de las habilidades intelectuales complejas relacionadas con la resolución de problemas, la planeación estratégica y el aprendizaje autorregulado. Los videojuegos también permiten desarrollar estilos diferentes de aprendizaje, ya que la velocidad y el nivel de dificultad se pueden ajustar de acuerdo a las preferencias del jugador. En contraste, dentro del salón de clases cada alumno es distinto, de ahí que la enseñanza personalizada implique un gran reto. La pregunta planteada para este proyecto es, por lo tanto, ¿cómo se puede introducir el juego en un ambiente pedagógico donde los niños reciben retroalimentación personal a través de un Single Display Groupware (programa en el que un grupo de personas puede interactuar al mismo tiempo con una computadora que utiliza una sola pantalla) para minimizar los costos tecnológicos?

Nuestra propuesta consiste en utilizar el modelo One Mouse Per Child (Un ratón por niño) orientado hacia el trabajo individual y, al mismo tiempo, permitir que toda la clase participe con una sola PC, un proyector y un ratón por niño. Queremos demostrar que en la enseñanza de matemáticas es posible introducir un lenguaje lúdico en el método One Mouse Per Child, y que el sentido de propiedad y participación de los niños es mayor que en las actividades que sólo poseen el elemento pedagógico. Produciremos una colección de juegos que cubrirán los diferentes requisitos de una unidad curricular, lo que permitirá analizar el comportamiento de los niños cuando utilicen la aplicación de manera continua. Asimismo, desarrollaremos estrategias para los profesores, mismas que definirán con claridad la manera en que el sistema funciona dentro del ambiente escolar para determinar la integración de recursos digitales y no digitales.

Un objetivo complementario del proyecto consiste en entender los aspectos culturales para desarrollar mecanismos que nos permitan controlar las variables lúdicas y pedagógicas correspondientes. Para ese fin, trabajaremos en tres países, Brasil, Chile y Guatemala, y en dos escuelas por país: una dentro de la ciudad y otra en una comunidad rural.