El ahorro en costos, el aumento de la eficiencia de los empleados y las nuevas oportunidades de negocio demostraron ser factores clave durante el 2010 para la adopción del cómputo en la Nube, o cloud computing. Para Microsoft Corp., durante el 2011, estos factores serán cruciales en el incremento de adopción por empresas Latinoamericanas. Aparte de los beneficios adquiridos al implementar la Nube dentro del modelo de negocio, el éxito de esta adopción estará muy relacionado con el hecho que las empresas entiendan los diferentes tipos de Nube que existen, y qué modelo beneficiará mejor a las diversas clases de compañías.

Existen varios estudios que apoyan las predicciones del crecimiento en la Nube. Según Gartner, para el 2012, 80% de las empresas Fortune 1000 estarán utilizando algún tipo de servicio de cómputo en la Nube, mientras que el 20% de los negocios no poseerán activos de TI. Por otro lado Sougatech proyecta que para el 2014 más del 40% de los nuevos gastos en TI de las empresas, más del 45% de las nuevas cargas de trabajo de TI, y más del 25% de la carga total de trabajo de los departamentos de TI estarán basadas en la Nube.

Según datos de la empresa independiente de investigación IDC, los servicios en la Nube podrían llegar a agregar más de $57 billones de dólares en nuevos ingresos netos para la economía de la región entre finales del 2009 y finales del 2013. “El mercado de servicios cloud crecerá cinco veces más rápido que el resto del mercado de tecnología de información, alcanzando a nivel mundial un tamaño de 29 billones de dólares en 2011, una cifra importante si se considera lo novedoso de esta tecnología,” dijo Ricardo Villate, Vicepresidente de la consultora IDC para Latinoamérica. “Es más, para el próximo año la industria tecnológica estará marcada por la expansión constante del cloud computing ya que el mercado global necesita un modelo radicalmente superior de adquisición de recursos tecnológicos al precio más económico posible. Y, en esto, el modelo cloud está probando ser la respuesta.”

Uno de los beneficios que las empresas encuentran más atractivos sobre la implementación del cómputo en la Nube es el ahorro en costos. “Sabemos que para tomar decisiones tan importantes, como lo es cambiar o modificar el modelo de TI dentro de una empresa, es importante tener claro si esta decisión es costo-efectiva” dijo Cesar Cernuda, VP de Ventas, Marketing y Servicios para Microsoft Latinoamérica. “Microsoft demuestra claramente que al migrar su modelo de TI a la nube, las empresas pueden ahorrar entre un 10% y un 50%, ya que de esta manera eliminan el hardware, las operaciones y los costos de actualización” agregó Cernuda.

Para aquellas empresas que apenas comienzan su adopción de cómputo en la Nube, es importante considerar las diferentes clases de Nube que existen y cuál es la más adecuada en el momento de escoger. Los modelos más comunes son: Nube privada, Nube pública y el uso de la Nube para implementar software como servicio.

Nube Privada

Microsoft ayuda a las empresas a construir su propia Nube Privada al asistirlos en aprovechar su infraestructura existente por medio de la virtualización. Por ejemplo, una empresa que necesite de servidores nuevos para entregar un nuevo servicio a sus clientes, podrá aprovechar las tecnologías de virtualización como aquellas ya instaladas en el Windows Server 2008R2. De esta manera podrá cumplirle a sus clientes en una fracción del tiempo y del costo, y sin tener que invertir ni en equipos costosos de hardware.

Nube Pública

Microsoft ayuda tanto a compañías como a desarrolladores a usar la Nube Pública como una plataforma. Un ejemplo es el uso de Windows Azure por parte de los desarrolladores. El uso de este tipo de nube como plataforma, les permite desarrollar, implementar, ejecutar y manejar las aplicaciones sin necesidad de poseer una infraestructura grande de TI.

La Nube para implementar software como servicio

Por último, es importante que las empresas consideren también la necesidad de aumentar la productividad del negocio, y cómo pueden lograr esto a través del poder de la nube aprovechando el software como servicio. Microsoft lanzó recientemente Office 365, un servicio de productividad en la nube diseñado para empresas de todos los tamaños. Con este servicio las empresas podrán tener acceso a una línea completa de software e infraestructura de productividad, incluyendo email, comunicaciones unificadas y software de colaboración. Como todo este software reside en la Nube, no hay costos asociados con el manejo de la plataforma ya que los clientes siempre tendrán la última versión instalada.

Para conocer más acerca de las soluciones, herramientas y recursos que ofrece Microsoft en la nube, visite la página en internet Cloud Power de Microsoft.