Microsoft anunció una nueva herramienta basada en Windows Azure que disminuirá dramáticamente las barreras que muchos investigadores enfrentan al acceder y generar datos. Este cambio no es muy diferente al que ocurrió en los años setenta cuando las primeras computadoras personales aparecieron. Antes de eso, las computadoras solían ser tan grandes que ocupaban cuartos enteros y el acceso a ellas era controlado por un horario – es de ahí donde viene la frase “computación de tiempo compartido”. La era de la PC democratizó el acceso a las computadoras poniendo equipos personales en los escritorios y hogares, y hoy en día tenemos computadoras prácticamente en nuestros bolsillos. Sin embargo, en la comunidad científica la noción de acceso compartido aún existe.

Debido a la amplia cantidad de datos que los investigadores y científicos obtienen de su trabajo, requieren el uso de supercomputadoras para resolver algunos los retos más grandes de academia, negocios y gobierno. Y por los costos, gran parte de la comunidad de investigadores y científicos no tienen acceso o no pueden pagar supercomputadoras.

Sin embargo, la nube esta comenzando a democratizar el acceso a este tipo de computación. El nuevo servicio gratis, llamada National Center for Biotechnology Information (NCBI) Basic Local Alignment Search Tool (BLAST) on Windows Azure revolucionará el acceso independiente o el que grupos pequeños de investigación tendrán sólo con simples herramientas de escritorio que investigadores y científicos pueden usar para acceder y trabajar con una amplia cantidad de datos – todos contenidos en la nube de Windows Azure de Microsoft. Usando este servicio, los científicos pueden ahora realizar tareas que antes requerían tener o rentar una supercomputadora, permitiéndoles continuar su búsqueda a respuestas a algunos de sus preguntas más desafiantes, todo desde su escritorio. En esencia, NCBI BLAST y la nube permitirán a un investigador o a un pequeño equipo de investigadores acceder a la misma escala que una organización grande podría, sin la necesidad de invertir en comprar y mantener su propia capacidad de computación.

Con herramientas como ayudamos a poner el poder de las supercomputadoras en las manos de los investigadores a cualquier hora. Tomando los avances de la nube hemos logrado que tanto nuestros laboratorios, como lo de los de la comunidad científica tengan el poder de la Nube y puedan usar para ayudar a la sociedad. Creemos que desatar este poder a escala global, puede encender una marea de descubrimientos y ayudar a resolver algunos de los problemas y retos más grandes a nivel mundial.