Por Hernán Rincón, Presidente Microsoft América Latina

Sudáfrica este año ha recibido a muchos latinoamericanos. La semana pasada tuvo el honor de recibir a 11 docentes que representan la región. Ellos no han llegado allí por azar sino por mucho esfuerzo. Por trabajar día a día con sus estudiantes para lograr un mejor aprendizaje para ellos, con herramientas cada día más innovadoras, que los ayuden a luego integrarse al mercado laboral.

Admiro la docencia. Está claro que es realmente una vocación que se ejerce con el alma y la pasión de dar. En el Foro de Educación Mundial, el evento más grande de docentes innovadores, están participando docentes, líderes, y sectores de gobierno, aunados por nuestro programa Alianza por la Educación, en busca de compartir experiencias, ideas y aprendizajes que logren mejorar el uso de la tecnología en el aula.

En Microsoft estamos convencidos que es fundamental trabajar en alianza con gobiernos y organizaciones para lograr cumplir con nuestra misión de habilitar a las personas a realizar su máximo potencial. Para ello nos focalizamos en tres pilares: transformar la educación, fomentar la innovación local y colaborar al desarrollo de oportunidades laborales.

Nuestro trabajo en educación nos permite invertir en nuestra gente, en darles las herramientas que necesitan para una verdadera inclusión digital. Como lo hacen estos docentes, fomentando en sus estudiantes la alfabetización digital.

Estos 11 docentes latinoamericanos vienen de Argentina, Brasil, Bolivia, México, Guatemala, El Salvador y Venezuela. Ellos son también los que ganaron en el Foro Latinoamericano de Educación en Agosto, con sus proyectos. El viernes fue la final mundial, y tengo el orgullo de anunciar que Brasil ganó en segundo lugar en la categoría Contenido con su proyecto: Escuela en La Nube, y México ganó el tercer lugar con su proyecto Diario Digital en la categoría Selección Docente, que es votada por los mismos docentes con participantes de todo el mundo.

Asimismo, en relación a las escuelas innovadoras de América Latina, que también participaron del Foro Mundial de Educación, el colegio Fontán de Colombia y el de Brasil: Nave School, recibieron un premio como reconocimiento a los colegios innovadores.

En realidad, todos son ganadores, por el sólo hecho de haber llegado a ser nominados a participar; pero por sobre todo, SOMOS TODOS ganadores si Latinoamérica sigue invirtiendo en educación para el desarrollo sustentable de nuestros países, que no se logra de otra manera que teniendo personas altamente capacitadas e insertadas en el mercado del conocimiento.