Hoy os contamos que en Microsoft hemos colaborado junto con Bankinter, para poner en funcionamiento la primera oficina bancaria sostenible en España. La oficina está situada en la calle Santa Engracia 97 de Madrid.

Bankinter ha tenido en cuenta para su diseño, funcionamiento y definición de espacios, una serie de criterios de eficiencia económica, social y medioambiental, así como de accesibilidad, que nuestros productos han ayudado a conseguir.

Entre las diferentes tecnologías que hemos implementado en esta sucursal destaca el sensor Kinect para Windows, cuyas  capacidades  de reconocimiento corporal sin mandos ni sensores se hacen patentes en el exterior de la sucursal, donde los clientes pueden interactuar con un cartel digital informativo situado junto al cajero automático.

Otro de los elementos claves en este nuevo modelo de sucursal bancaria es un kiosko accesible que emplea una pantalla regulable en altura donde los usuarios con movilidad reducida disponen de la información de todos los servicios de banco.  En él se ubica el ordenador que todos los clientes pueden utilizar de cara a realizar cualquier operación por Internet, llegando incluso a mantener una videollamada con el banco.

Por otro lado, en los puestos de trabajo, los ordenadores son de bajo consumo, a pesar de tener pantallas gigantes.

Sistema de vidoconferencia

En el tema de las comunicaciones, hemos instalado nuestro sistema de videoconferencia, Roundtable, equipado con la plataforma de comunicaciones y colaboración unificada para uso corporativo, interconectada con Office, con la que los empleados de Bankinter pueden resolver dudas o mantener reuniones sin necesidad de desplazarse. En la actualidad ya los 4.000 empleados del banco trabajan con dicha solución.

Certificado de accesibilidad física universal

Con estas tecnologías estamos ayudando a que Bankinter haya logrado que esta sucursal se haya convertido en la primera oficina bancaria con certificado de accesibilidad universal, según la Norma UNE 170.001. Además, se ha llevado a cabo una medición exhaustiva de la huella de carbono, controlando al detalle las emisiones de CO2, tanto directas como indirectas e inducidas, producidas por la oficina en su actividad (consumos de energía, agua y materiales; uso de mobiliario y equipos informáticos, y los derivados de los desplazamientos de los empleados).

Caber señalar también que en la oficina se le ha dado prioridad a otras medidas como espacios totalmente transitables para una buena circulación interior, mobiliario exento de aristas y puntas, cajero de efectivo accesible, un mismo nivel para todo el perímetro, servicio de caja con un sistema de bucle magnético para mejorar la comunicación entre el empleado y cualquier cliente con discapacidad auditiva.