Hay un post que repito de vez en cuando, y que creo que lo seguiré haciendo durante un tiempo, tanto por aquellos que nunca lo hubieran leído, como por referirse a un tema de permanente actualidad … y necesidad !!!.

Nuestro anterior jefe en Microsoft Corporación, el WorldWide Technology Officcer, Jonathan Murray, organizó un intenso Workshop interno, dirigido al colectivo mundial de Directores de Tecnología (o Technology Offifcers) de Microsoft, es decir, unos 60 colegas de todo el mundo.

En pleno Sillicon Valley, a escasos kilómetros de la Universidad de Berkley, nos reunimos en Hotel The Claremont Resort & Spa, de Berkley, San Francisco (es de estos hoteles que solo hueles cuando te los pagan, pero que cuando digo “hueles”, es que literalmente no los “catas”, porque por lo general, poco tiempo te dejan para disfrutarlos) en torno a una agenda de lujo, muy muy trabajada y cuidada por Jonathan Murray, que desde aquí le doy de nuevo las gracias.

Por ahí desfiló lo mas florido y granado del Sillicon Valley con quienes tuvimos la oportunidad de charlar, intercambiar impresiones, y sobre todo APRENDER durante un largo e intenso día (mientras algunos alumnos de la Universidad de Berkley se acomodaban como podían en el suelo, alrededor de la sala en la que transcurrió el encuentro, tomando notas como posesos); CEOs de incubadoras de negocio, Presidentes de foros económicos etc.., dirigidos magistralmente por Jonathan y por John Zysman ( Professor of Political Science, UC Berkeley, -Co-Director of The Berkeley Roundtable on the International Economy (BRIE)).

Algunos de los nombres que tuvimos la oportunidad de conocer: Martin Kenney, Michael Borrus, Sean Randolph, David Hodges, William Spencer, Jay Stowsky, Peter Cowhey, Eric Brewer, Eugene Wong, Kenji Kushida, Jessica Rothenberg, George Scharffenberger, Kiren Aziz Chaudhry

Y aquí,mas detalle sobre quienes son estos brillantes personajes.

Tratamos muchos temas cuya descripción excederían el tamaño razonable de un post, pero con la intención de compartir algún contenido que creo de utilidad e interés, me llamaba especialmente la atención, (y porque no decirlo, me producía cierta sana envidia), la tradicional excelente relación Universidad-Empresa como motor permanente de auténtica innovación y progreso.

Estos fueron algunos de los temas que David A.Hodges, de la University of California at Berkeley y cuyo perfil podéis encontrar aquí, expuso al respecto de lo que, en su opinión, y en base a su amplia experiencia, explica el indiscutible éxito de la cooperación Universidad-Industria como fuente de innovación, progreso y desarrollo económico en los EEUU.

Este post solo tiene la intención de compartir parte del contenido de esa reunión. Me sirve para recordar los temas mas importantes, pero sobre todo compartirlo. De nada vale que se quede solo en mi cabeza.

No es un recetario de nada, ni tiene mayor pretensiones, pero si merece la pena unos minutos de lectura de especialmente aquellos que tengan alguna responsabilidad o función en facilitar la relación Universidad-Empresa. A fin de cuentas se basa en la experiencia personal de uno de los muchos protagonistas y testigos del envidiable éxito que las relaciones Universidad-Empresa tienen en Estados Unidos.

La historia norteamericana, está plagado de grandes éxitos a este respecto, y podríamos poner algunos ejemplos muy reconocibles, aunque a la sombra de estos grandes, existen muuuchos mas:

  • Por ejemplo la influencia de la Universidad de Stanford en la fundación de Hewlett-Packard en 1937, o
  • El papel crítico del MIT (Massachusetts Institute of Technology) en el desarrollo del RADAR entre 1942 y 1944, o
  • El papel clave de la universidad de Pensilvania en el desarrollo de la computación en 1944-50
  • La influencia del MIT sobre todas las empresas del Route 128 (algo así como un Sillicon Valley, pero en torno a Bostón, formado en la segunda mitad del siglo XX, desde 1950), o
  • La influencia de las universidades de Stanford, UCB, UCSF en la evolución del Silicon Valley y la industria de la biotecnología, desde 1937 …
  • Un etcétera muy largo …

Siguiendo esta línea temporal, cabría destacar a continuación la Bayh-Dole Act del Congreso de los US desde 1980, que entre otras muchas cosas, introduce un factor clave que es proporcionar a las Universidades y pequeños negocios, el control sobre la propiedad intelectual de las invenciones que obtengan en proyectos financiados por el Gobierno Federal.

En 1981 es igualmente relevante el UC MICRO Program, establecido por la Universidad de California y cuyo propósito es soportar la investigación innovadora en tecnología microelectrónica, sus aplicaciones en ciencias de la computación e información y sus necesarias relaciones con otras disciplinas científicas. Literalmente de la propia WEB:

The MICRO program is meant to seed an active collaboration between UC researchers and their industrial counterparts. State and industry jointly fund the research projects. Each faculty member is responsible for obtaining a prior commitment from an industrial company to support part of the cost of the project. The State, through UC, makes a cash contribution of its own, and the University, in addition, waives all overhead on both the industrial and the State cash contribution. The research is carried out at UC by faculty and their students.”

Y si llegamos hasta el 1996, tenemos otro ejemplo como las “Discovery Grants” que establecen un marco de colaboración entre Universidad, sponsors y en este caso, el estado de California. Merece la pena seguir el link para aquellos especialmente interesados en este tema.

Obviamente existen muchas más iniciativas, pero creo que estas eran especialmente destacables y tampoco pretendo en este post dar un listado de becas americanas, sino mas bien exponer factores que pueden llevar al indiscutible éxito que estas cooperaciones tienen para la industria, la universidad, la economía, el desarrollo, la educación, y la vida de los ciudadanos.

Es evidente que no solo la disponibilidad de becas es suficiente. Existen otros factores, algunos de ellos tan mundanos y obvios, como finalmente determinantes, y otros culturales (importantísimos y determinantes ... pero no infranqueables)

Vamos a por ello:

Objetivos de la investigación colaborativa

  • Mejorar el nivel de los ingenieros, y facilitarles su incorporación a la Industria
  • Mas investigación de alto nivel
  • Se busca el impacto práctico y real de la investigación
  • Estimular la investigación útil
  • Desarrollo económico regional y nacional

Factores de éxito para la cooperación Universidad-Industria

  • Los participantes suelen tener experiencia previa
  • El trabajo en colaboración es un objetivo en si mismo
  • Acuerdo previo mutuo sobre objetivos realistas
  • Se han de escuchar las ideas de la industria
  • Comunicación entre socios muy frecuente, directa y sincera

Otros factores importantes

  • Múltiples sponsors – Compañías, agencias públicas etc..… Pero la Facultad marca la agenda ¡!!
  • Acordar previamente políticas sobre propiedad intelectual y publicación
  • Acordar políticas para resolver conflictos de intereses
  • Compromiso mutuo de relación en el largo plazo (3-5 años)

¿Cuáles son los incentivos para los profesores?

  • La Facultad se posiciona para resolver problemas importantes que enfrentan la industria y la sociedad
  • La Facultad busca fondos para la investigación en el Campus
  • Los profesores pueden ser pagados como consultores, y con beneficios por su liderazgo en nuevas iniciativas de negocio
  • Las revisiones de salario de los Profesores de la Universidad de California reconocen el IMPACTO.

¿Cuáles son los incentivos para la Industria?

  • Influencia en el establecimiento de objetivos de investigación
  • Investigación más eficaz a través del intercambio abierto de ideas
  • Contacto continuo con el trabajo en curso
  • Pueden retomar un desarrollo propietario en cualquier momento
  • Mejores oportunidades para contratar estudiantes graduados
  • Oportunidad para escuchar las preguntas de otros sponsors
  • Pagas solo una fracción del alto coste de un proceso con alto riesgo, pero potencialmente muy rentable

Experiencias de compartición que aumentan el éxito cooperativo

  • Profesores han tenido alguna experiencia en la industria
  • Los socios de la industria tienen graduados experimentados
  • Trabajos de verano o semestres para estudiantes
  • La industria manda ocasionalmente becarios residentes
  • Profesores toman excedencias para trabajar en la industria
  • Participaciones conjuntas Universidad/Industria en conferencias y otras actividades profesionales

Los socios deben permanecer de acuerdo en los objetivos

  • Nuevos graduados formándose en “leading edge”, es decir, en la frontera tecnológica.
  • Investigación motivada por necesidad de aplicaciones
  • Publicación abierta de los resultados de las investigaciones
  • Tesis Doctorales pocas veces se convierten en productos
  • Trabajo de equipo Universidad/Industria, colaboración.
  • Oportunidades de carrera atractivas para los graduados

Las expectativas que se tienen de las patentes de la Universidad, son en su mayoría incorrectas:

  • Profesores: Fama y fortuna
  • Universidad: ganancias institucionales
  • Industria: éxito competitivo
  • Abogados: abundante y bien pagado trabajo

La gestión de patentes tiene objetivos diferentes entre la industria y la universidad:

Para la industria:

  • Producir y vender productos patentados
  • Cruce de licencias con otros productores
  • Los productores necesitan protección frente a demandas por infringir patentes

Para la Universidad:

  • Estas buscan licenciar patentes por royalties

Y vamos a ver ahora algunos datos interesantes, referentes a 10 Campus de la Universidad de California durante el año 2006.

  • El beneficio por la licencia de patentes fue de 191 Millones de Dólares.
  • El número de patentes gestionadas, fue de 7008
  • El beneficio obtenido por las 5 invenciones más importantes, representa el 46%
  • Y el producido por las 25 invenciones más importantes, el 71%
  • La fracción de Invenciones que finalmente producen un beneficio, es del 20% aproximadamente.
  • La cantidad de dinero que finalmente entra en el Campus es de 52 Millones de Dolares.

En cualquier caso, estos son datos generales. Si cerramos el foco a las políticas de propiedad intelectual, referidas a las ciencias físicas y de computación, vemos muchas peculiaridades (muy diferentes de las ciencias medicas o farmacéuticas por ejemplo). Veamos:

  • Pocas patentes de universidades tiene realmente valor
  • Las patentes no son la base para el liderazgo en el mercado
  • Salir el primero al mercado es más importante que las patentes
  • Mucho énfasis en la propiedad intelectual es dañino para el ambiente universitario de aprendizaje compartido
  • Miedos de la industria hacia acciones agresivas de las universidades
  • La mejor política: la publicación abierta de las investigaciones en ingeniería y ciencias físicas

Y si los resultados van al dominio público…?

¿Qué obtienen los socios de la Industria?

  • La propiedad intelectual no está protegida pero …
  • Influencia en establecer objetivos de investigación
  • Mejor investigación a través del intercambio abierto
  • Contacto continuo con el trabajo en marcha
  • Puede comenzar un desarrollo propietario en cualquier momento
  • Mejores oportunidades para contratar estudiantes graduados
  • Valor en escuchar las preguntas de otros sponsors
  • Pagar solo una parte del total del coste del programa

¿Y la Universidad?

Pues por ejemplo la experiencia en microelectrónica, comunicación, computación y software desde 1980 hasta el presente de la universidad de UC Berkeley le ha traido:

  • Fortaleza investigadora vía colaboraciones con la industria
  • Sin disputas de propiedad intelectual con sus sponsors de la industria
  • Soporte de la industria que llega hasta 20 Millones de USD al año
  • Donación de importantes instalaciones (más de 100 Millones desde 1983)
  • Sin gastos “jurídicos”
  • Sin sentimiento de “Lotería” entre profesores, estudiantes …

Y como se llevan al mercado las nuevas tecnologías

  • Las firmas tradicionales afrontan algunos dilemas. A menudo no buscan nuevas tecnologías o productos
  • Pues deben cargar todo el I+D directamente contra los beneficios de la empresa
  • Los mejores clientes parece que prefieren el refinamiento de productos existentes
  • Nuevas tecnologías y productos pueden lastrar productos actuales rentables
  • Dificultad en gestionar a la gente emprendedora y sus actividades dentro de las políticas y cultura de una gran firma. Muchos lo han intentado y han fracasado.

Nuevos caminos para llevar nuevas tecnologías al mercado

  • Los emprendedores adaptan tecnologías a las oportunidades del mercado; dsarrollan planes de negocio.
  • Esta gente afrontan un riesgo personal importante. Muchos fracasan.
  • Los capitales de riesgo proporcionan financiación y guía experta en la formación y dimensionamiento de nuevas empresas.
  • La fabricación y otras funciones, se suelen externalizar
  • Las firmas establecidas adquieren muchas nuevas empresas. La mayoría de las adquisiciones son capitalizadas con stocks o cash.

Otro dato interesante es la distribución de start-ups hasta Marzo del 2007 de la Universidad de California por categorías tecnológicas:

  • Componentes médicos: 134 – 44%
  • Dispositivos médicos: 47 – 16%
  • Software: 27 – 9%
  • Electronics: 26 – 9%
  • Biotecnología: 23 – 8%
  • Semiconductores/Nanotecnología: 17 – 6%
  • Fotónica/Óptica/LED: 15 – 5%
  • Otros: 8 – 3%

Es igualmente sorprendente (a mi me lo parece al menos), el número de start-ups fundadas que a lo largo de los años en la universidad de California, permanecen activas. Entre un mínimo del 65% (aquellas fundadas en 1995, aunque eran solo 6 en total) y un máximo del 100% (aquellas fundadas en los años 1986 (2), 1988 (3), 1989 (4), 1990 (3), 1991 (5), 2000 (17), 2004 (28), 2005 (27), 2006 (22). Igualmente curioso ver el máximo de start-ups formadas en plena burbuja de Internet, es decir, año 2001 (38), con 38 startups de las cuales el 90% aun siguen activas.

Los porcentajes de supervivencia son elevadísimos. Parece que el tejido creado, favorece sobremanera el trabajo de los emprendedores y lo acertado de sus planes de negocio.

¿Pero, y como pueden las universidades potenciar ese espíritu emprendedor tan imprescindible?

  • Promover la cooperación entre Ingenierías, ciencias y profesores de negocio, tanto en formación como en investigación.
  • Desarrollar programas en “Gestión de la Tecnología”
  • Establecer foros de emprendedores con asistencia de emprendedores exitosos
  • Crear anualmente una Competición de Business Plans para estudiantes, esponsorizados y juzgados por gente de negocios exitosa.
  • En fin, mas o menos, esto resume los contenidos de una de las reuniones que mantuvimos en Berkeley.

Espero haberlo transmitido correctamente. El tejido creado ha favorecido adicionalmente algo tan humano, como en este caso fundamental, y es la sana competencia entre los diferentes Campus de la Universidad de California. Stanford, Berkely etc… Mantienen una histórica rivalidad, que a muchos les motiva y empuja de forma especial.

Reitero el objetivo de este post: compartir una experiencia y algunos de los contenidos generados en un exclusivo y privilegiado foro, formado por personalidades de éxito real, y no por teóricos de la palabra. Habréis podido observar un espíritu muy práctico, como se corresponde con el pragmatismo americano, y seguro que no es un modelo a imitar 100%. Pero seguro que hay mucho aprendizaje que si podemos importar. Y sobre todo, desde un modelo de éxito demostrado.

A veces tengo la sensación de que equivocamos los modelos a imitar, por motivos “ideológicos” diferente al de la propia eficiencia buscada, y que nunca deberían interferir en la acción emprendedora.