Aprovechando el contenido preparado para la mesa de open Government tan bien llevada por Alberto Abella y Antonio Fumero, comparto lo que más o menos conté en 5 minutos de intervención. Fue un auténtico lujo de mesa y fue un privilegio compartirla con personas como:

1.- Alberto Abella. El futuro del opendata. Rooter
2.- David Cabo. Desafío abredatos. Pro bono publico
3.- Francisco Ruiz. Open en Google. Google.
4.- Hector Montenegro. Cloud Computing en proyectos Opendata. Microsoft
5.- Pedro Gato. “La contratación pública en un entorno abierto”. Vortal
6.- Miguel de bas. Pacto por la transparencia. Gate2g
7.- Antonio Fumero. ¿Por qué lo llaman tecnología cuando quieren decir ciudadanía?. UPM.
8.- Roberto Santos. Retos del Ogov masivo, acceso multicanal y dispositivos en movilidad. Telefónica.
9.- Lourdes Muñoz.  gobierno abierto, gobernando con los ciudadanos. PSOE

Tecnología vs política

Hablar de Gobierno abierto, Gobierno 2.0 desde una perspectiva tecnológica, corre el riesgo de dejar fuera del debate lo más importante, que no son otra cosa que los elementos relacionados con la voluntad política de aproximarse este concepto, y ésta es mucho más importante que la tecnología que posteriormente habilite esa posibilidad.

Definición

Un gobierno abierto pretende en esencia establecer una nueva estrategia de relación entre los ciudadanos y el sector público en todas sus dimensiones.

Tiene que ver con tratar a ciudadanos como co-innovadores en vez de como consumidores pasivos de información y servicios, en temas tan básicos como la educación, sanidad, seguridad social etc..

Problemas del Opendata

Sin embargo, no son pocas las complejidades y necesidades que se esconden de tal iniciativa. No en vano, los reutilizadores de datos se enfrentan a todo tipo de circunstancias, retos y necesidades:

  1. Debe hacerse una llamada al uso por parte del sector privado de estos datos para fines puramente comerciales, sin complejos. La creación de valor, riqueza y empleo es uno de los objetivos de esta iniciativa, además de la consabida mejora democrática derivada de una mayor transparencia. . La Administración debe facilitar al máximo la reutilización de sus datos, pero dejar la última milla a la iniciativa ciudadana/privada
  2. Resulta fundamental el liderazgo político para que esto realmente funcione y que no se quede simplemente en un esfuerzo tecnológico sin mayor repercusión ni transformación asociada. Reeducar al ciudadano en esta nueva realidad y posibilidad de interacción, es quizá el mayor de los retos
  3. Comenzar a dar pasos por parte de las AAPP. No tener miedo a no disponer de “datos perfectos”. No compartirlos es una mayor imperfección.
  4. Entender en cada país lo que se puede y no se puede compartir. Un dato de carácter “no personal” en unos países, puede serlo en otros (p.e. sueldos)
  5. Es fundamental la estandarización de formatos. Compartir información en un formato difícilmente procesable (p.e. imagen), es como no hacerlo a efectos de reutilización
  6. Imprescindible dar el mejor soporte posible a ese “reutilizador” que al final del día es un emprendedor cuyo éxito será el de todos. Parece importante la existencia de una Agencia que ayude a los emprendedores a mantener conversaciones con las administraciones depositarias de los datos de interés. Informar a las AAPP, animarles, ayudarles a entender esta iniciativa, porque la NO RESPUESTA al emprendedor necesitado de datos, puede ser letal en esta iniciativa.
  7. Las Administraciones deberían prestar tanta atención a la creación de paginas WEBs, como a los conectores a sus datos. Es más, algunas opiniones más extremas apuntan a que sería mejor que la administración no hiciera una sola página WEB y dedicara ese esfuerzo a generar conectores de calidad a esos datos públicos.
  8. Mientras algunas administraciones ni se plantean a fecha de hoy esta iniciativa, otras sin embargo lideran a nivel Europeo como es el caso del Catastro,
  9. Y algo muy importante: On Line NO significa Open Data. Poner on line un dato difícilmente procesable o con una licencia inexistente o poco práctica, no es openData.
  10. Hacer las cosas bien, requeriría de una dotación presupuestaria adicional, difícil en estos momentos, pero empuja a la búsqueda de nuevas alternativas y aquí enlazo el Cloud Computing como una de ellas.

Características de los Datos:

Algunos expertos apuntan a resumir en 8 puntos los requerimientos que deberían exigirse al proveedor del dato para estos fines: Los datos han de ser completos; deben ser primarios; deben estar a tiempo; deben ser accesibles; deben ser procesables; deben ser no discriminatorios; deben ser no propietarios; y deben ser licenciados como libres.

Tecnología- Cloud Computing

La tecnología base que posibilite la reutilización de información, ha de cumplir con todas las exigencias requeridas al sector TIC más profesional: seguridad, privacidad, escalabilidad, eficiencia, gestión etc .. y alejarse de la “trivialización” tecnológico que con razón o sin ella asociamos más al mundo del consumo.

El Cloud computing es realmente una opción muy seria a considerar. Especialmente desde las perspectivas de no tener que dotarse de una costosa infraestructura inicial, que pudiera dar al traste desde el minuto uno con el planteamiento de cualquier proyecto. El estricto pago por uso, la puesta en marcha inmediata de una capacidad de computación y proceso muy elevada, son dos factores que sin duda permiten no descartar en tiempos de crisis aventuras de estas características.

El NIST americano (National Institute of Standards and Technology) define el Cloud Computing como: “un modelo que habilita una manera adecuada de acceder bajo demanda a un conjunto de recursos de computación configurables (es decir, redes, servidores, almacenamiento, aplicaciones y servicios) que pueden ser muy rápidamente provisionados y liberados con un esfuerzo mínimo de gestión o interacción con el proveedor del servicio”.

Una descripción más exhaustiva nos pondría sobre la mesa términos y conceptos como el “auto servicio bajo demanda”, “Acceso universal”, “Compartición de recursos”, “Elasticidad inmediata”, “Servicio medido”, así como diferentes modelos de prestación de servicios en la nube como el “Software como Servicio”, la “Plataforma como Servicio”, la “Infraestructura como Servicio” o el propio dato como servicio.

El cloud computing proporciona en este tipo de proyectos, los beneficios de unas economías de escala sin precedentes con impactos económicos profundos. Y fundamentalmente debidos a la concurrencia de dos fuentes de economías de escala muy importantes: Economía de escala en la parte proveedora y economía de escala en la agregación de la demanda.

Su impacto combinado redundan en ahorros que en el medio-largo plazo pueden llegar al 80% en comparación con los entornos más tradicionales. Y ésta es sin duda la clave. Estas magnitudes económicas, junto con la mayor eficacia, son sin duda el principal motivo por el que debemos considerar que estamos ante una importante transición tecnológica que deberíamos aprovechar en este tipo de proyectos.

Conclusión:

Llamada a las administraciones. Si existe realmente voluntad de facilitar el Opendata, no aparquemos estas iniciativas por motivos estrictamente presupuestario en lo que a tecnología se refieres. Exploremos alternativas Cloud.