Pocas veces uno tiene la oportunidad de entender que tan vulnerables somos en este ciber-espacio.  Y peor aún, no muchos entendemos lo extremadamente peligrosos que pueden ser los ataques por correo electrónico.

Por eso los invito a leer este post de Mark Russinovich, en donde analiza un ataque y muestra, con algún nivel de detalle, que pasa cuando uno abre un e-mail que parece inocente y familiar, pero que esconde una amenaza muy peligrosa para cualquier usuario.  Además, muy bueno el análisis que hace con Process Monitor.

¡Disfrútenlo!

Saludos.