Si, mis amigos, después de casi 24 horas de infructuosa búsqueda de alguna solución, acepté lo inevitable.  Mi archivo OST de Outlook 2007 quedó inservible desde ayer luego de estar precisamente respaldando mis datos.  Al disparar el proceso de respaldo, me percaté de que Outlook estaba corriendo y procedí a cerrarlo inmediatamente, pero adivinen que pasó...  En efecto, Windows Vista RC1, ¡dejó de funcionar!  Mi querídisima Chía Barón hubiese dicho, en muy buen costeño, "oye, se guindó esta vaina".

Por supuesto, tocó apagar y prender la máquina y, con algunas imágenes de santos al lado de la misma, esperar que no hubiese pasado algo grave.  Pero como aquí vivimos con Murphy, pues nada, varios documentos se dañaron y el OST, al igual que el PST que tenía de respaldo semanal, no daban señales de vida.  ¡OOPS!  ¿Y ahora?  Ni el mismísimo Batman, heroe de mi niñez, podría ayudarme.

Pero tal vez algunas herramientas de Microsoft si, pensé rápidamente.  Es la hora de ver que tan eficaces son, me dije a mi mismo, y de paso comparto algunas cosas con mis amigos IT Pros.  Les resumo a continuación algunos hallazgos:

  1. Hay dos archivos, PST y OST.  El PST es un archivo tipo Outlook que se utiliza para elementos "offline" y el OST es un archivo tipo Outlook para elementos "online"; es decir, el archivo OST es el caché local de los datos del servidor Exchange.
  2. Y como hay dos archivos, pues hay dos herramientas, SCANPST y SCANOST.  Mayor información sobre su utilización en este artículo, KB287497, de la base de conocimientos Microsoft.
  3. En efecto, corrí ambas herramientas, dado que Outlook no reconocía ningún archivo y...  ¡nada!  Asumí que estaban tan dañados los archivos, porque no avanzaba mas allá de la primera parte del proceso; sobre todo después de casi dos horas de mantenerse ahí.  Recordé entonces aplicar la solución del ingeniero, es decir, apagar y volver a prender, magistralmente mostrada en todo su esplendor en la estupenda serie británica The IT Crowd y cuyos videos hemos disfrutado en algunos eventos de la región Andina.  Al reiniciar la máquina...  ¡nada!  ¿Y, entonces?
  4. Bueno, al no poder hacer nada, además porque tenía que seguir trabajando, decidí restaurar una copia que tenía por ahí de algún respaldo.  Ingeniero que se respete tiene backup, ¿o no?  Claro, lo malo es que el mío era de...  ¡hace seis semanas!  ¡Doble OOPS!
  5. Bueno, ni modo, a trabajar con lo que tenemos.  Como se dice en inglés, "life goes on".

Así que, lección aprendida.  Mejorar la frecuencia de los backups y probarlos de vez en cuando.  En especial cuando se trabaja con versiones beta de productos.  Ya entiendo esa frase de "comernos nuestra propia comida para perros".  En fin...

Pero no todo es malo, estoy aprovechando para mejorar las técnicas explicadas en el libro Take Back your Life! de Microsoft Press.  Algo de lo que se dice en este libro, por lo menos en lo que concierne a Outlook y el trato con mensajes de correo electrónico se aprecia mejor en este artículo del magnífico blog de Useful Technology, titulado The Best Microsoft Outlook Tip in the World... ever!

Saludos.