Es una realidad. En Internet esta contenida más información de la que nadie de las generaciones herniadas a base de llevar pesados librotes de texto en la cartera pudo nunca imaginar. Y en semejante océano de bit, resulta muy complicado mantenerte al día de la información que te interesa. Hasta ahora, la única forma estar al tanto de las últimas actualizaciones de nuestras webs predilectas era apuntárselas en los favoritos del navegador y visitarlas periódicamente con la esperanza de encontrarse con la novedad. Y si la necesidad resulta ser muy apremiante, siempre puede uno suscribirse a las newsletters y listas de correo electrónico ofrecidas por el sitio para recibir dicha información directamente en nuestro correo electrónico

Este hecho se ha agravado en los últimos tiempos por la proliferación de los que podríamos considerar el último berrido de la cultura Online. Los Blogs como este, en los que afanados escritores de todo tipo se expresan e intercambian opiniones sobre los temas más variopintos. Hoy en día pues, el navegante necesita una larga lista de favoritos e invertir una importante cantidad de tiempo en buscar las novedades que le interesan, además de generosas cuotas en el tamaño de su buzón de correo.

La solución a estos problemas se empezó a gestar a finales del siglo pasado :-), entre el 97 y el 99, por Dave Winer, de UserLand Software. y Dan Libby, de Netscape. Éste último creó la primera versión de RSS para usarlo con el portal My Netscape (podéis leer la historia completa en Wikipedia o escrita directamente por uno de sus autores. Desde entonces, los botoncitos naranjas en los que puede leerse "RSS 2.0" proliferan por todas partes animándonos a hacer clic sobre ellos. Podéis verlos también arriba a la derecha en la página de este blog, acompañado de otro en el que puede leerse "ATOM 0.3"

Si se hace clic sobre alguno de ellos lo más normal es que el propio navegador nos muestre un documento con algo parecido a un fichero XML, en el que puede leerse incómodamente parte de la información que antes visualizábamos de forma mucho más amigable. Y es que en el fondo, un documento RSS (las iniciales de Really Simple Syndication) o ATOM es exactamente eso. Lenguaje XML organizado de una cierta forma, definida por su correspondiente formato. Siplificando un poco, la información que contienen se organiza en canales, para cada uno de los cuales se requiere al menos un título, un enlace (URL) y una descripción. En un canal puede haber diferentes temas anidados, con la misma estructura y conteniendo los mismos campos mencionados anteriormente, más los campos opcionales que se elijan. Algo parecido a esto:

<rss version="2.0" xmlns:dc="http://purl.org/dc/elements/1.1/">
   <channel>
      <title></title>
      <link></link>
      <description></description>
      <item>
         <title></title>
         <link></link>
         <dc:creator></dc:creator>
         <pubDate></pubDate>
         <description></description>
      </item>
   </channel>
</rss>

Por supuesto, todos los campos que se pueden utilizar están perfectamente descritos en las especificaciones de RSS 2.0 creadas por Winer en la Berkman Center for the Internet & Society de Harvard. Las diferencias entre los formatos RSS 2.0 (más extendido) y ATOM 0.3 (más prometedor) podéis verlas aquí.

Así es que los administradores Web, bloggers etc. lo que harán será mantener dichos ficheros al día con los canales y los temas que les interese promocionar de su sitio o su weblog cada vez que éstos sean actualizados.

Muy bien. ¿Pero todo esto cómo lo utiliza el usuario?. Pues sencillo. Solamente necesitas un pequeño lector, conocidos en ingles como RSS Aggregators o RSS Readers, que procesarán los enlaces a estos ficheros que hayamos ido añadiendo en busca de actualizaciones en los mismos. De esa manera y en un cómodo golpe de vista seremos alertados de la existencia de nuevo contenido en los sitios a los que nos hemos suscrito y veremos gráficamente sobre qué temas ofrecen información nueva y hasta un resumen de la misma, con la posibilidad de hacer clic e ir directamente a él. Los hay de todo tipo, add-ons para los navegadores, para Outlook, aplicaciones independientes… y hasta WebParts para recibir los feeds en tu SharePoint, como el RSS FeedReader WebPart de Tim Heder. Aquí tenéis algunos de ellos, unos gratuitos y otros de pago:

RssReader
SharpReader

FeedReader
NewsGator
Attensa

Si no te gusta ninguno, siempre puedes hacértelo tu mismo tal y como se explica en este artículo. Por supuesto me estaré dejando vuestro favorito. No dejéis de comentar cual es. Y atentos a Internet Explorer 7 y a Windows Vista que traerán novedades a sobre estos temas.

La pregunta que se hará todo Webmaster será cómo puede mantener estos ficheros actualizados según se va publicando nuevo contenido. Pues nuevamente tenemos herramientas que nos lo permiten como las siguientes:

Listgarden
Feed Editor
FeedForAll

Tenéis más en este enlace. Nuevamente puedes hacerte la tuya a medida, tal y como explica Lisa Wollin en este artículo. Otra posibilidad es usar la tecnología que utiliza este mismo website y hacer algo parecido a lo que explica Scott Mitchell aquí. De esta manera, cuando publico en este blog no tengo que hacer nada al respecto. Mágicamente el ficherito se genera dinámicamente en la respuesta de la una aplicación aspx.

Por último, unas URLs que os recomiendo para que os las agreguéis al vuestro Reader:
 
Microsoft Security Bulletins:
http://www.microsoft.com/technet/security/bulletin/secrss.aspx
Artículos de la Knowledge Base: http://support.microsoft.com/selectindex/?target=rss
MSDN Feeds: http://msdn.microsoft.com/aboutmsdn/rss/

Claro está que tenéis también feeds de deportes, para conocer el tiempo, periódicos, etc. A partir de ahora, ya sabéis lo que podéis hacer cuando os encontréis con el símbolo RSS o ATOM en vuestras webs favoritas.