Cuando de rapidez se habla Google Chrome representa una alternativa para navegar en internet, sin embargo Microsoft está realizando una tarea detallada y bien articulada para posicionar a Internet Explorer como el browser más rápido del mercado.

Microsoft inclusive a construido una versión en miniatura del Internet en sus laboratorios, reproduciendo los sitios más populares y replicando anuncios de terceros, de esta forma los tests de rendimiento que se realicen estarán en un ambiente muy similar al utilizado por millones de usuarios todos los días.

El equipo de ingeniería de Internet Explorer comento que la razón de este esfuerzo es clara: “uno de los objetivos de ingeniería para Internet Explorer es ser el browser más rápido del mundo”. Además el equipo mencionó que se toma nota de más de 850 métricas diferentes, incluyendo tiempo de rendering de la página, tiempo de carga, utilización de CPU, utilización de los recursos del sistema operativo y consumo de energía.

Día a día el equipo recolecta datos de rendimiento de Internet Explorer más de 200 veces,  recolectando en total más de 5.7 millones de medidas y 480 GB de datos. Antes de realizar todas estas mediciones el equipo se asegura que el sistema operativo no esté ejecutando ningún proceso innecesario, como desfragmentar el disco u otros.

Estos esfuerzos dictan que la próxima versión de Internet Explorer vendrá con excelentes resultados a posicionarse como la mejor alternativa para navegar la web.