Post original

Hola, soy Joao Botto y durante los últimos cuatro años he estado enfocado en el sistema operativo Windows para cliente. Trabajé en Europa durante el lanzamiento de Windows 7 y después me mudé a Estados Unidos para trabajar en Windows 8 y 8.1. Así que este es un día muy especial para mí –este es mi primer post en AskPFEplat y es de Windows 8.1 GA (http://windows.microsoft.com/en-us/windows/home).

Durante el último año, he soportado docenas de implementaciones de Windows 8 y he estado observando de primera mano cómo los cambios relacionados con el botón/menú de inicio en Windows 8 hacen sentir incomodos a algunos usuarios. Por supuesto, en IT, como en todo, el cambio es inevitable y como humanos, somos fácilmente adaptables :)

En Windows 8.1, el Botón de Inicio está de vuelta – pero no el clásico menú de Inicio. En este post, Mike Hildebrand y yo presentamos un par de soluciones que deberían ayudar a los usuarios tradicionales de mouse y de teclado (como nosotros) a sentirse más cómodos con la interfaz gráfica del sistema operativo Windows 8.1.

Primero, les mostraremos como ajustar la “experiencia” de inicio en dos  “sabores” diferentes y luego discutiremos como pueden desplegar/personalizar los parámetros de la pantalla de inicio a través de su ambiente.

Con estos trucos, les mostraremos como establecer una experiencia que es similar en funcionamiento al clásico botón/menú de inicio de Windows 7. Una vez que se acostumbre a los cambios, podemos predecir que se encontrará trabajando de manera más eficiente con la pantalla de inicio 8.1 visualmente más rica y más escalable.

Los usuarios típicamente instalan muchas, muchas aplicaciones durante el ciclo de vida de un PC. El resultado de esto era a menudo un Menú de Inicio que se expandía en múltiples filas o “carpetas”. La navegación en él, con el mouse cada vez se hacía más difícil para los usuarios a medida se instalaban más y más aplicaciones. También, el icono más común para las aplicaciones era una “carpeta” el cual lo hacía un poco estático visualmente y la personalización estaba limitada ya que debían estar todos alineados. La pantalla de inicio permite “Tiles” de variados colores, tamaños e iconos y nos permite organizarlos en el “espacio”.

 

Vista: Todas las Aplicaciones

La primera Vista que cubriremos es la que denominamos la Vista “Todas las Aplicaciones”.

El primer paso es cambiar de la Pantalla de Inicio por defecto a la Vista de Aplicaciones. Esto se realiza en “Propiedades de la barra de tareas y navegación”

  • Clic derecho en la barra de tareas y seleccionar “Propiedades”, después seleccionar la pestaña “navegación”.
  • Seleccionar “Mostrar la vista Aplicaciones automáticamente al ir a Inicio”

Ahora, en lugar de la pantalla de Inicio, vemos la siguiente pantalla que muestra todas las aplicaciones instaladas cuando iniciamos sesión:

 

También podemos elegir el orden de la clasificación de las aplicaciones…

Aquí seleccionamos mostrar los usados con mayor frecuencia primero – esto lo hará “sentir” más como Windows 7. 

 

Fondo de escritorio en Inicio

En Windows 8.0, cuando cambio a la pantalla de Inicio desde el escritorio, se produce un “switch” visualmente dramático a una pantalla completamente diferente.

En 8.1, tenemos más opciones. Podemos hacer que los iconos de la pantalla de inicio realicen una especie de “overlay” en el papel tapiz del escritorio en lugar de ser devuelto a una pantalla completamente separada.

Con esto habilitado, cuando cambiamos a la pantalla de Inicio, es mucho menos dramático el cambio/flash visual.

Para esto, seleccione: “Mostrar mi fondo de escritorio en Inicio”

Ahora, el escritorio hara la transision mas suavemente de esto…